Habitantes del Caos

Resalvajizando la Brujería


Nos hemos vuelto tan dóciles. Tan amables acerca de nuestra brujeria. En nuestro deseo de no hacer daño nos hemos vuelto inofensivos. Hemos regateado para conseguir un lugar en la mesa de las grandes religiones para quienes seguimos siendo anatema.

¿Cuánto compromiso hemos hecho en nuestra práctica privada por la libertad de poder usar pentagramas de estaño en público, en la escuela, en nuestros lugares de trabajo? ¿Cuánto nos han vendido nuestros ancianos, genuflectándose ante la Academia, el establecimiento, la prensa sensacionalista? A cambio de este trato hemos ganado precisamente nada. Las supuestas libertades que nos han sido concedidas están vacías

A la cultura capitalista-tardía simplemente no le importa cuál sea nuestra vida de fantasía, cómo nos vistamos, o cómo nos disfrazamos en nuestro tiempo libre, mientras sigamos trabajando con nuestros contratos "zero hour", mirando nuestros teléfonos móviles y consumiendo. La razón por la que los servicios sociales no están quitándonos los hijos es porque nadie cree en la existencia de lxs brujxs. Hemos confundido el cambio social y económico con el resultado de nuestra propia defensa. Marchando tomados de los brazos con lo que solía ser llamado mainstream, pero es ahora lisa y llanamente la mono-cultura, nos hemos desencantado a nosotros mismos, entregado nuestros dientes y garras y brillantes pieles. No seré parte de este proceso, porque hacerlo es ser cómplices de las mismas fuerzas que están destruyendo toda la vida en la Tierra. Es tiempo para que la Brujería no elija, sino que recuerde de que lado está en esta lucha.

Argumentaré que la brujería es quintaesencialmente salvaje, ambivalente, ambigua, rara. No es algo que pueda ser socializado, situándose como está en aquel liminal espacio entre los mundos visibles e invisibles. Espacialmente el reino de la brujería es la encrucijada, el cruce de caminos, el punto de ensueño donde el mundo de los humanos y de los espíritus negocian a través del cuerpo poseído de alguien fuera de las reglas normales de la cultura. Lo que vuelve todo esto aún más vital es la manera en que el panorama de la brujería está cambiando. La nuestra es una práctica basada en la tierra, en la red de relaciones de los espíritus, en las plantas e insectos y animales y aves. Ahí es donde debemos orientar nuestras acciones, ahí es donde nuestra lealtad yace.

No hay freno al decline de las tradiciones iniciáticas de la brujería de Gardner o Sanders, ni al colapso del neo-paganismo. ¿La razón? Para usar la fórmula mimética correcta: por la Internet. La gente está resolviendo sus necesidades por el simulacro online de la brujería. Aquellos que están buscando la brujería simplemente no tienen que indagar por linajes, todo está frente a ellos en la forma digital que los ha socializado mientras sus padres ponían más atención a sus smartphones. Esta nueva generación se ve cada vez más atraída hacia expresiones “oscuras” de la brujería, siguiendo la lógica adolescente, parece más auténtica. Niega acceso a los adultos. En un sentido están en lo correcto al buscar lo taboo como una fuente de poder; problemáticamente no orientan sus prácticas en contexto y por lo tanto permanecen atrapados en sus propias proyecciones egoicas en vez de involucrarse en trabajo significativo. Aún así, te superan en número por mil a uno y están tratando de hacer algo, deberíamos aplaudirles por esto como mínimo. 

Mi argumento es que la brujería se ha vuelto demasiado dócil, que la respuestas a esto han sido demasiado introvertidas, y que la nueva brujería necesita tomar en cuenta lo que se le está haciendo a la naturaleza salvaje. Estoy señalando que ésto está sucediendo, y nombraré las fuerzas prohibidas que lo vuelven inevitable sin importar donde estén tus lealtades personales o historias de práctica. Son estas fuerzas las que son el tema de mi charla hoy, y al presentarlas les pediré que saquen sus propias conclusiones. Para algunos podré parecer demasiado radical, pero no estoy proponiendo deciros qué hacer, simplemente el destino del camino sobre el cual debes elegir cómo hacer tu brujería congruente y efectiva.

Para entender la resalvajización, la mitad del título de esta charla, debemos comenzar con lobos. No los últimos en Inglaterra, extirpados en el 1700 más o menos al mismo tiempo en que las últimas brujas eran colgadas, sino en el parque nacional de Yellowstone en 1994. Aquí, la reintroducción de lobos creó un aparente milagro ecológico, una cascada trófica que cambió el flujo de los ríos, trajo de vuelta una diversidad de plantas y aves y animales. ¿Cómo sucedió esto? ¿Cómo un ecosistema en crisis atravesó tan dramático volte-face? Cuando los lobos fueron regresados al ambiente, los ciervos se vieron forzados a cambiar sus hábitos, así como los coyotes, evitando las trampas de los ríos de los valles, cuyas plantas, árboles y arbustos florecieron y proporcionaron más ambientes para las aves, ratones de campo, zorros y castores. El “super-depredador” demostró ser el elemento vital en la biodiversidad. El hombre es la única excepción a esta regla.

Siete años atrás hubiera sostenido apasionadamente que este era un modelo para la Brujería. Sentí que el colapso de la civilización industrial era nuestro más probable resultado debido al peak del petróleo, la curva de bell del crudo de alta pureza propuesta por el geólogo M. King Hubbert. Esto demostró que la producción de petróleo que alimentó la era de la abundancia que hemos vivido había alcanzado un máximo en 1970. El costo de la extracción de arenas bituminosas, el fracking y la perforación en aguas profundas son desesperadas e incapaces de equilibrar las demandas de un crecimiento económico infinito.

Para aquellos que son nuevos en esta idea recomiendo leer de John Michael Greer “La Sangre de la Tierra” él es a la vez un druida y un pensador líder en el movimiento del peak del petróleo. Pero no nos limitamos a tener el peak o cénit del petróleo, tenemos peak del agua, peak de la madera, peak de la tierra, peak de todo que se dibuja en las fauces del algoritmo inexorable de la cultura industrial y las guerras inevitables y las revoluciones que la escasez de recursos produce.

Hace un tiempo razoné que, en un lento y prolongado declive de los estándares de vida, la brujería como una respuesta local, low-tech, podría tal vez sobrevivir la tormenta inminente, y que, de la mano con re-salvajizar habitats, como espacios sagrados re-encantados, ofrecía el potencial para una recuperación post-industrial de la biodiversidad. Ejemplos tales como Yellowstone, y en particular Chernobyl, mostraban cómo aparentemente imposibles recuperaciones podían ocurrir. Re-salvajizar ofrecía la posibilidad de sanar la tierra, y con ella a nosotros mismos; eso es, aquellos de nosotros que superáramos el punto de asfixia cuando la economía basada en el petroleo nos fallara a todos.

Ahora todo ha cambiado. Tenemos una iniciación diferente que superar.

Re-salvajizar (Rewilding) es la posición final de un movimiento ecológico enfrentando pérdidas catastróficas. Es algo hermoso ver un ecosistema revivificado en una cascada de vida y más vida. Ha otorgado a aquellos en el a menudo horroso mundo del movimiento ecológico un vislumbre de lo que puede ocurrir en un sistema al cual se le permite auto-corregirse. La Naturaleza es hermosa en su abundancia, y en efecto a lo que muchos neo-paganos se refieren cuando dicen Diosa. Sin embargo el fallo esencial del resalvajizar es este: no podemos simplemente introducir nuevos predadores, o especies como el bisonte o los castores, a pequeños aislados medio ambientes mientras la cultura industrial está destruyendo la matriz entera de la vida en el planeta. Estos santuarios serán inevitablemente desregulados por el gobierno, de la mano de la industria, y arrasados. Apoyo completamente el movimiento de re-salvajizar. A aquellos en el ambientalismo debiéramos darle nuestro absoluto apoyo; aunque creo que su proyecto está condenado no significa que no debamos comprometernos con esos principios. No estoy sugiriendo renunciar. Lejos de aquello. Estas pequeñas victorias harán una diferencia a medida que nos aproximamos al punto de asfixia y particularmente para quienes tienen, o elijan tener hijxs. La brujería, siendo animista, no es tan egoístamente antropocéntrica, nuestra lealtad personal yace no con nuestra supervivencia genética sino alineada con el destino de todos los seres con quienes estamos innatamente vinculados.

Así llegamos al corazón del tema, ya no quedan tierras salvajes. Ningún paisaje que no haya sido despojado por el hombre. Ningun sistema viviente que pueda escapar el destino con el cual nuestras acciones lo han atado. La pérdida de los hábitats se sucede a un ritmo vertiginoso, conducida por aquello que la civilización occidental tiene en común con las religiones del Libro: la visión que la naturaleza, como las mujeres, son nuestras para dominar. La Brujería tiene un entendimiento más matizado de nuestro lugar en la holarquía.

Así que ¿cómo se ve nuestro mundo?

Déjame describirte nuestros animales de poder.

Carcasas de lobos atravesados por marcas de disparos. Húmedas pilas de águilas reales y halcones alimentados con carne envenenada. Tiburones alineados sin aletas faenados por flotas pesqueras que han arrasado a través de los bancos de atún con los que hemos alimentado nuestra plaga de gatos familiares. Lechuzas sangrando por los ojos y con hemorragias en sus entrañas volcándose en su blanco plumaje debido a la warfarina en el veneno de ratas. Sapos y anfibios mutando hacia una muerte de monstruoso dolor, cuyos huesos gelatinosos no flotan hacia la superficie del río.

Estamos viviendo un evento de extinción masiva. Esto no es una teoría. Más de la mitad de las especies en la Tierra estarán extintas para el 2050. Déjame repetir ese hecho: más de la mitad de las especies en la tierra estará extinta para el 2050. Estamos en vías de exterminar 75% de la vida en no más de 300 años, asumiendo que sobrevivamos tanto tiempo. Esta es la más rápida y extendida extinción masiva en la historia, incluyendo la de los dinosaurios. Si entendemos el ejemplo de los lobos, podemos ver que estas no son pérdidas discretas, aisladas, representan el desligarse de toda la urdimbre y trama de la vida. En “La sexta extinción: una historia no natural” de Elizabeth Kolbert, se reporta que el ritmo de extinción en los trópicos es ahora 10.000 veces la tasa estándar. Si tu brujería, como la mía, habla con los espíritus animales, está formada por plantas y flores y rosas y cortezas y semillas, no puede continuar pretendiendo que no estamos sufriendo. Ha de hablar. Ha de lamentarse, ha de llorar, ha de ser irrazonable. Necesitamos estar íntimamente familiarizados con la muerte, pues estos son los ritos sobre los cuales nuestra brujería preside, no algún campo de vacaciones nudista gracias a un exceso de petróleo barato.

La brujería está imbuida en el paisaje, y nuestra brujería debe reconocer que incluso el paisaje del sueño emana del mundo físico, el cuerpo de la bruja. Así que cuando llamemos a nuestras atalayas esto es lo que debemos incluir si deseamos honrarlos:

Agua de mar tan ácida que las conchas de los moluscos se disuelven. Océanos sobreexplotados al punto que semejan desiertos, fondos marinos arados hasta la destrucción, micro-partículas de plástico indigerible envenenando aves y tortugas, arrecifes blanqueados, poblaciones de plancton que son el bloque de construcción básico de toda la vida oceánica desapareciendo. Se prevee que la acidificación de los océanos se triplicará para el 2100. La muerte de los mares inevitable. De las aguas frescas diré que el drenado de los acuíferos es continuo, que el fracking amenaza las masas de agua y que las guerras por el agua van a sucederse en los años venideros. Agua, os ofrezco saludos y bendiciones.

La Tierra misma está exhausta, la degradación de los suelos es endémica, lavados con los fertilizante nitrogenados hacia nuestros ya envenenados mares. La Tierra viva es frágil, toma cien años formar un centímetro de suelo fértil. Las tierras cultivables son un recurso limitado y erosionándose rápidamente. La polución industrial ha destruido el 20% de las tierras cultivables en China; estoy seguro que ni tú ni yo podemos aprehender del todo cuánta tierra es eso. Globalmente el 38% de las tierras de cultivo están ahora clasificadas como degradadas. La población humana continúa creciendo, mientras nuestra capacidad de alimentarla, y nuestras infraestructuras, sucumben. La población de insectos pronto no será capaz de polinizar los cultivos. No son sólo las abejas, con el cambio climático animales e insectos están naciendo fuera de sincronía con sus fuentes alimenticias. Como he dicho antes, la rueda del año se ha roto. Tierra, os ofrezco saludos y bendiciones.

El aire y el fuego son quizás quienes deberían preocuparnos aún más. Pensamos que teníamos más tiempo. Que el cambio climático provocado por el hombre sería resuelto. No ha sido así, y no lo será, siendo que los intereses de las corporaciones y los gobiernos son uno y el mismo, dícese crecimiento ilimitado. Aquí es cuando deberías sentir el nudo de miedo en tu estómago. Las emisiones de co2 que están causando estragos son resultado de lo que hemos quemado hace cuarenta años. Desde entonces nos hemos involucrado en una orgía de negación y consumo. No hay ningún arreglo tecnológico en el antropoceno, la era del cambio climático hecho por el hombre. Nada ha sido hecho al respecto.

Lo que los científicos mainstream no están diciendo es que el impacto que estamos teniendo crea bucles de retroalimentación que se auto-refuerzan. Esencialmente ellos se enfocan en una sola pieza del domino, cuando tenemos toda una hilera alineada y cayendo. El metano saliendo del deshielo del ártico es particularmente preocupante. Enfrentamos una ecm: extinción a corto plazo. La razón por la cual no sabes nada de esto es explicada en la siguiente cita de Guy McPherson: Los científicos convencionales minimizan el mensaje a cada paso. Como hemos sabido por años, los científicos casi invariablemente subestiman los impactos climáticos. Y en algunos casos, los científicos son agresivamente amordazados por sus gobiernos. No estoy implicando una conspiración entre científicos. La ciencia selecciona lo conservador. La academia selecciona lo extremadamente conservador. Esta gente son reacias a arriesgarse a atraer atención indebida hacia sí mismos, al señalar que podría haber una amenaza a la civilización. Más aún la amenaza a corto plazo a nuestra especie entera (no les podrían importar menos las demás especies).

Probablemente sabes que el actual enfoque oficial del IPCC (International Panel on Climate Change) es el de limitarnos a dos grados de aumento en la temperatura. Bueno, el Centro Hadley de Investigación Meteorológica (2009) predice un aumento de 4 grados para el 2060, y el Programa Ambiental de las Naciones Unidas (2010) hasta 5 grados para el 2050. Claramente nos están mintiendo. Claramente algo está muy mal. Aire y Fuego, os ofrezco saludos y bendiciones.

Estimados de cuánto tiempo durará este proceso, el proceso de extinción, varían entre cincuenta a trescientos años. Lo que esas figuras no te dicen es el caos y el sufrimiento que ocurre durante el colapso de nuestros sistemas de vida. Tampoco te cuentan que con el colapso de la civilización los reactores nucleares llegan a un punto crítico y vuelven la vida imposible en el planeta por cien millones de años. No hay ninguna magia que pueda arreglar esto; la brujería, como he escrito, vuela en las alas de la tormenta, no puede cambiar los elementos físicos que hemos enganchado a nuestros sistemas climáticos. La brujería debe mirar fijamente a este futuro. La brujería debe ser el primer movimiento lo suficientemente valiente para aceptar el antropoceno y hacer nuestra resistencia inflexible. Aún si terminaramos la civilización industrial hoy no podríamos ser capaces de prevenir muchos de estos resultados, pero aún así estamos compelidos a actuar.

Algunos estarán atemorizados por este conocimiento; la brujería debiera ser liberada por él, liberada de mezquinas preocupaciones, liberada del sonambulismo hacia la muerte a la que nos lleva nuestra cultura, a nosotros y a nuestros hijos. Así que aconsejo, confrontemos la muerte. Para que la brujería sea algo más que el escapismo vacío de los socialmente disfuncionales, o la nostalgia por eras pasadas, necesita sentir la forma de su cráneo, venerar los muertos y el sagrado arte de vivir y morir con sentido. Estamos todos en el sendero fiero ahora.

 

 44331-Pile-Of-Skulls

 

Confronta la muerte, no pretendiendo que has hecho un trato con los Antiguos Dioses Vampiro inventados para ti por algún Brujo Negro de internet fantasioso en sus libros sobrevaluados. Confronta la muerte, no pretendiendo que un bello ritual de Beltane y un cielo azul significa que todo seguirá igual. Confronta la muerte, no practicando la magia de labradores y yerbateros en tu apartamento urbano, creyendo que te hace más auténtico que cualquier Wiccano. Necesitamos dejar de convertir a aquellos más cercanos en nuestros enemigos jurados. El juego ha cambiado. No tengo ningún interés en decirle a la gente cómo practicar su brujería, un término que abarca una multitud de pecados, pero lo que puedo ofrecer son los principios que la harán funcionar en estas difíciles circunstancias. Los lectores de Brujería Apocalíptica reconocerán estas ideas: Orientación, Presencia, Imperativo. No estamos simplemente perdiéndolo todo, está siéndonos despojado tan ciertamente como aquellos acusados de brujería lo fueron por la inquisición en sus celdas de tortura. Nuestros enemigos no son nuestros hermanos y hermanas en el arte, son los individuos y corporaciones con nombre y dirección y sus gobiernos, quienes nos están desollando vivos. La Brujería nunca ha sido acerca de poner la otra mejilla ante esto. Las brujas han sido creadas por la Tierra, para actuar y hablar por ella.

Si prefieres mensajes reconfortantes puedes consultarle a los New Age por su producto de "despertar global", o creer el lavado verde de los emprendedores capitalistas que buscarán ganancias a partir de la muerte de la biósfera misma, con esquemas igualmente improbables y tecno-arreglos ilusos. El gobiernos y los científicos continuarán mintiendo para prevenir el pánico que interrumpe el comprar como si nada; sin embargo, las grietas en la narrativa oficial empiezan a asomarse.La mayoría elegirá mantenerse alineados con los que Dimitri Orlov llama los opiaceos de los títeres de calcetín parloteando en la caja idiota. Sin embargo predigo que la próxima generación estará más enojada y su brujería será más radical que lo que tú o yo podemos soñar. Se darán cuenta que no tienen nada que perder, a diferencia de esta generación que parece preocupada sólo por el tamaño de sus fondos de pensión, en vez del hecho que nos han costado a todos la Tierra.

Necesitamos ofrecer los ritos de muerte en una cultura que pretende que la muerte puede ser engañada comprando los últimos aparatos tecnológicos o conectándonos a bolsas de plasma de sangre joven. Estas respuestas tecnológicas y científicas no dan cuenta de un ambiente mayor sobre el cual no tenemos control, pero el cual busca ahora redirigir el balance de muerte y lo está haciendo con tormentas y fuegos salvajes y tornados y inundaciones y sequías sin importar lo que esté sonando en tus audífonos y cuán altas sean las puertas de tu bunker. Doy bienvenida a esta tormenta.

Le hablaba a un amigo acerca de aquella vez cuando un espíritu vino hasta nosotros y tan sólo lloró. Quería saber si el mundo de los espíritus estaba al tanto y reaccionando a todo esto. Para nosotros lo están. Nuestros aliados en lo salvaje están haciendo su última resistencia y nosotros estamos con ellos. Estamos imbuídos en este otro mundo y hablará a través de nosotros.

La extinción es una comprensión difícil. Luego que has trabajado la negación, vas a necesitar llorar para poder ofrecer el sagrado lamento. Los cinco pasos del proceso de duelo son bien conocidos, delineados por los psiquiatras Kubler-Ross; son la negación, la rabia, el regateo, la depresión y finalmente, la aceptación. Todos aquí estarán en algún punto de esta escala, y es importante para tu entendimiento de este proceso a medida que llegas a hacerte cargo de estos hechos.

Ambientalistas ahora hablan acerca de estar en un hospicio, es decir, un transito a la muerte en un lugar calmo y con apoyo. La Brujería es más activa que eso, estamos realizando los ritos para aquellos que lo necesitan, aquellos que se están liberando de la venda social en los ojos. Si estás involucrado en brujería sugiero que trabajes en el lamento, en tus ritos de muerte, tu escatología y tu cuerpo espiritual. Estos son los ejemplos a ser emulados por aquellos que sensiblemente levantan un animal atropellado del asfalto para enterrarlo o reanimarlo, atendiendo las tumbas descuidadas en el cementerio local, encendiendo velas a los ancestros, recordando los niños perdidos. Deberíamos ser capaces también de ofrecer apoyo a aquellos que son molidos en la rueda social de la vida moderna y para quienes el prozac no adormece el dolor. Nuestra relación con el mundo vivo de espíritu significa que también deberíamos ofrecer nuestro apoyo a quienes están activamente tratando de destruir la civilización industrial con acciones directas a su infraestructura. Estas gentes no son terroristas, son la consciencia del cuerpo de la Tierra. Debemos defender lo que aún permanece. Como practicantes debemos comenzar también a transferir nuestras lealtades al otro mundo, lo cual no significa que abandonemos nuestras responsabilidades con el mundo tal cual es.

Con el colapso climático y los fallos en la infraestructura en lo que ahora parece no un lento sino un abrupto descenso, un cambio hacia lo local y un desvincularse de las estructuras del poder son pasos necesarios. Encontrar a los otros se ha vuelto un imperativo. Nuestra escatología personal, la inevitabilidad de nuestras muertes físicas, está ahora siendo actuada a escala planetaria. Forma tus aquelarres, tus grupos de trabajo, no hay tiempo que perder. Haz que tus acciones rituales cuenten. Mantente presente en cada acción e intercambio. Amémonos unos a otros.

La Brujería nunca ha sido pasiva ante el poder. Nuestra brujería no será silenciada en un tiempo como éste, no será bien educada. La brujería no se puede retirar a la intemperie salvaje, porque no hay una intemperie salvaje que quede sin amenaza; en cambio tenemos que exteriorizar nuestro salvajismo interior. Necesitamos despertar el animal en nuestros cuerpos. Esto es brujería como contagio, como una llama viva. Nosotras brujas debemos, aún reticentemente, devolver la maldición que ha sido arrojada sobre nosotras todos.

Nuestros mayores nos han fallado, no han provisto liderazgo, no hay provisto consuelo, han estado callados y complacientes ante el rostro del poder. No han dicho nada del fracking, el colapso climático, la crisis de extinción y han hecho aún menos. Los ancianos han, en su mayor parte, traicionado a los jóvenes. Esto es tan cierto de la brujería, como lo es de nuestra cultura en general. Por lo tanto recae en nosotros como individuos tomar la guía de la única fuente de iniciación, el espíritu vivo, y a través suyo encarnar la nueva brujería. Debemos volvernos una brujería con un renovado sentido de propósito y significado, de responsabilidad con la tierra que está en crisis, o no seremos más que consumidores de la tierra que también ya muy pronto nos consumirá a nosotros.

Aquellos que no sienten el imperativo de actuar en base a esta información demuestran que no están orientados, eso es, no tienen ninguna conexión con la tierra y sus habitantes. Su magia es poco más que un constructo cerebral, y sin ser encarnada carece de sentido. La brujería es profundamente animista, y eso significa que tenemos responsabilidades que cumplir. No hay una jerarquía de acciones, no hay test de pureza, en cómo los practicantes usen este conocimiento; cada quien encontrará su propia responsabilidad innata generada desde sus propias circunstancias y las necesidades de su comunidad de espíritus.

Pero para concluir, tengo una especie de respuesta en cierta forma. Somos un culto extático y nuestro ritual es el éxtasis del Sabbat. Toda carne es una carne en el Sabbat. Somos esta especie. Estamos siendo parte de esta hermosa danza erotica de disolución y sí, horror. Quitaos vuestras ropas brujería, tu cara humana y encuentra vuestra piel. Devora la intimidad de tus otros cuerpos, dales la bienvenida en ti a medida que te poseen. Nuestro vino ha de ser hallado en esta copa sangrienta, exprimida desde nuestros propios corazones palpitantes en pasos aplastantes. He aquí la rosa, danzad aquí.

 

 

Esta charla fue dada en la conferencia de la Federación Pagana Sud Central un sábado 7 de Junio, 2014. Fue publicada en línea para la Luna Llena del viernes 13 de Junio y será subsecuentemente incluída en The Brazen Vessel, ensayos compilados de Peter Grey y Alkistis Dimech, por Scarlet Imprint.

Las ideas aquí referidas son mejor leídas en conjunto con Brujería Apocalíptica que explora el misterio del Sabbat de las brujas.

 


Fuentes

http://scarletimprint.com/2014/06/rewilding-witchcraft/ Traducción Mauricio Pantoja & Juan Hong Meng 


Enviado por: Juan Hong Meng

19 artículos publicados

Visto 5231 veces



Tags:

Brujería Paganismo Ecología Activismo


Participa

Habitantes del Caos es una comunidad abierta a nuevos participantes que quieran colaborar con artículos propios o publicando aportaciones interesantes.

Registrarse