Habitantes del Caos

Sobre Thelema para mi amigo o mi amiga desconocida.


 

Haz que tu Voluntad sea el todo de la Ley. Así comenzamos nuestras cartas los Thelemitas.

 

Thelema es una vía mágica y de transformación personal. Es cierto que está centrada en el individuo ya que la persecución de Thelema es buscar, desde la persona, el Amor y la Voluntad (así, con mayúsculas). Amor, que es la regla más importante del cosmos, habla de la conjunción, de la unidad. Voluntad es la fuerza, vigor y dirección propia: “Todo hombre y toda mujer es una estrella”, dice el Libro de la Ley, el libro principal de Thelema. Somos estrellas con un propio curso, luz y calor, existe espacio para desarrollar nuestra existencia y relación con el universo y sería raro de forma natural que una chocase con otra. Pero el curso de la vida humana está falto de Amor y Voluntad; vivimos de amor en amor y entre caprichos y puñetas mentales. No conocemos el Amor ni la Voluntad, en Thelema no nos interesa en realidad como cosa primera el amor divino o la voluntad divina, o por lo menos no como algo externo. En nosotros hay una lucha, sea triste, estúpida o ridícula donde no se sigue un curso ni un rumbo fijado por el Amor o la Voluntad, que para Thelema es lo mismo. Podemos reconocer esto en la idea islámica de Jihad, de guerra santa, una lucha interna.

 

He de decir que además tengo otra influencia, la escuela de Gurdjieff, pero dejaré de hablar de ella y me centraré al asunto después de esta afirmación: Somos máquinas, estamos programados socialmente para funciones específicas superespecializadas y no sabemos autoobservarnos. Dentro de nosotros no hay una oscilación bien/mal, como dos pequeños diablo y ángel hablando al oído, sino una multitud, todo un staff y no todos, ni la mayoría son Reyes, nobles, sabios, niños, sino imbéciles y esclavos. Pensemos en Jesús (y hablaremos un poco de él) y la expulsión de demonios: Es diferente María Magdalena de quien expulsa siete demonios y luego lo acompaña, al loco que contiene a “legión”, es decir multitud, una multitud de voces y voluntades. Hasta aquí mi afirmación con respecto a lo aprendido en otras partes, pero imbuído de Thelema.

 

Bien. Thelema es la palabra griega para Voluntad. Y Agape la palabra para Amor. El ejercicio de la isosefia, el cálculo de significados de las palabras por la relaciones numéricas que generan, nos da como resultado que Agape y Thelema dan el mismo valor. No es muy importante que entiendas esto en un principio, sino nuestro saludo: 93. Así. Al vernos nos decimos “noventa y tres”. Esto es “Agape”, esto es “Thelema”. Pero en realidad decimos una frase del Libro de la Ley: “Haz que tu Voluntad sea el todo de la Ley”. Es un deseo magnífico. Es un llamado a que recuerdes que encontrarte en el flujo de tu Voluntad, en el ejercicio de tu Amor es tu tarea y que nadie va a hacerla por ti. Al despedirnos, otro 93 o podemos firmar 93,93/93: “El Amor es la Ley, Amor bajo Voluntad”.

 

Creo que te das cuenta de que menciono al Libro de la Ley. ¿Qué es este libro? ¿Porqué es “de la Ley”? Este libro llamado Liber AL VEL LEGIS es un texto breve. Tiene sólo tres capítulos y relativamente pocos versículos en cada uno de ellos. En cada uno de estos toma la voz una figura divina. En el capítulo uno habla Nuit: Quien es el cuerpo voluptuoso del universo, ella es el todo que nos ama. Generalmente al leer el libro uno queda con una buena impresión, en mi caso, cada que exploro más el primer apartado más amor me irradia, sé que amo a la Diosa, pero esta es mi experiencia. El segundo apartado da la voz a Hadit: Él es el centro, ya habló antes Dios infinitamente grande, ahora habla Dios infinitamente pequeño, pero no se le puede adorar, es él “quien adora”, es el corazón flameante que ama, y ama a Nuit. Disculpa si lo describo de esta forma, pero si vas a texto directamente encontrarás en mejor estado las figuras poéticas y esotéricas que contiene. En el tercer capítulo habla alguien más, es Horus, es RaHarakte, RaHoorKhuit. Él está en el medio, es producto de lo macro y lo micro.

elritual02 

Este capítulo es importante para saber si Thelema es tu camino o si puedes incorporar su filosofía. Aquí se pone a prueba tu educación familiar y religiosa, la mayoría de nosotros creció en alguna de las grandes religiones, y ya que tú hablas y lees castellano lo más seguro es que tu ambiente haya sido predominantemete católico o cristiano. Dice Horus:

 

Estoy en un mundo secreto cuádruple, la blasfemia contra todos los dioses de los hombres.

¡Madícelos! ¡Maldícelos! ¡Maldícelos!

Con mi cabeza de Halcón pico los ojos de Jesús mientras cuelga sobre la cruz.

Bato mis alas en la cara de Mohammed y lo ciego.

Con mis garras desgarro la carne del Indú y el Budista, Mongol y Din.

¡Bahlasti! ¡Ompedha! Escupo en sus credos de crápula.

 

No hay más ley que Haz tu Voluntad. Ya te comenté; eso no quiere decir “Haz lo que quieras”. Piensa que si te dieran una lámpara mágica con tres deseos no sabríamos qué pedir, somos imbéciles, pediríamos tonterías. ¿Qué tal libre albedrío? ¿Qué tal libertad? No sabemos ejercer esto. Necesitamos saber ejercerlo. Necesitamos saber del Amor, de la Voluntad y de una forma que no nos reprima tal y como las religiones que se preocupan por la voluntad de dios (sí, con minúscula). Sin resignaciones, sin pecado, sólo con responsabilidad, así se ejerce Thelema.

 

En realidad, te diré, no tenemos mucho en contra de otras religiones, no sé de Thelemitas que hayan violentado a quienes el Libro de la Ley menciona han sido atacados por Horus. Pero algo hay de cierto: Hay religiones a las que llamamos propias del “Viejo Eón”. Es decir, el Eón de Osiris, es el Eón que terminó hace poco (en 1904, con la recepción del Libro de la Ley). Fue un Eón de patriarcado y autoritarismo, donde las mujeres y los niños fueron reducidos a propiedad o esclavos del pater. La liberación sexual femenina, su empoderamiento, la pedagogía de respeto a la niñez y el horror que nos despiertan los crímenes contra los niños es parte de la mentalidad de este Eón.

 

Te describiré brevemente los tres Eones, están ordenados de la misma forma que el Libro de la Ley: El primero fue el de Isis, situado en la prehistoria, la humanidad tiene miedo a los elementos, el misterio más grande es el nacimiento, ¡nadie se explica porqué salen pequeños hombrecitos de las mujeres! La mujer es divinizada, las venus gordas de pechos enormes y caderas anchas son esculpidas para la perpetuidad (preciosas). En el segundo Eón la sociedad humana ya conoce la caza; los hombres tienen cierto poder que se justifica en su función de llevar proteínas a la comunidad, es en esté Eón que comienza el mito del dios muerto, tal como Jusucristo: Quizá un cazador que fue con toda la intención de salvar a su mundo humano de la inanición se lanzó en caza, pero falló y murió, le lloran, alguien murmura entre sollozos ¿me pregunto a qué sabrá?, el cazador será canibalizado, sangre de mi sangre y carne de mi carne y así se ha transmutado en energía calórica para sus queridos. La mujer ha sido destronada. El hombre se considera semilla, él es potencia, el Sol es potencia, la luna ya no es misteriosa sino sospechosa. Este es el Eón del que quedan resabios en autoritarismos, control institucional, puritanismo y moralinas baratas.

 

Jesús fue el último gran maestro de este Eón de Osiris. Y puede ser válido socorrerse buscándolo. Pero hay algo que en el orden del universo ha sido derogado; la salvación por el sacrificio. La cruz es un signo poderoso todavía, pero no la figura del dios sacrificado. Esto es parte de un misterio que, siendo sinceros, estoy estudiando y no podría decirte mucho más, pero debo decirte que en Thelema no es premisa poner la otra mejilla. Dice el Liber OZ, tenemos derecho a matar a quien interrumpe nuestra Voluntad. Este libro consiste de una sola página y es un resumen muy provechoso de Thelema.

 

Thelema ha sido aceptado por varias órdenes. Es obvio que la O.T.O. es Thelémica, ésta es una organización social, secreta, con ritos iniciáticos de la que Aleister Crowley (quien recibe el Libro de la Ley) fue lider. La Fraternitas Saturni fue la primera orden en aceptar la Ley del Nuevo Eón. La Golden Dawn que dirige Peter Griffin se ha visto que es también Thelémica. Sobre la A.'. A.'. debo decir que más bien la Ley ha fluído de ella.

 

En la O.T.O. hay un currículum de estudio, que podemos ver en Liber ABA (Libro 4). Meditación, estudio del plano astral, magia ceremonial, correspondencias mágicas, antropología, filosofía, condicionamiento, descondicionamiento, etc., es parte de lo necesario para entender y avanzar. Le tengo especial aprecio a La Rama Dorada de Frazer, al ejercicio del Ritual Menor del Pentragrama y la Estrella Rubí, ciertos tipos de meditación que aprendí a través de otras vías (Cuarto Camino y la escuela de Darshan Singh Ji Maharaj), la manufactura de amuletos salomónicos, la Goetia y la magia enoquiana. Pero cada quien selecciona sus prácticas, porque cada quien escoge su camino y se hace responsable de las consecuencias.

 

Te diré, recuperamos prácticas de todas partes, saludamos al Sol varias veces al día, como los musulmanes; damos objetivo a nuestras comidas, como los cristianos; meditamos como buena parte de oriente; hacemos magia con instrumentos elaborados de acuerdo a tradiciones occidentales; tenemos rituales con figuras que la masonería obscurece. Pero también podemos hacerlo o no y de la forma que nos corresponde de acuerdo a nuestra persona. “Hola SOL”, dice el gran mago Kenneth Anger al salir a las calles de Hollywood. Lon Milo Duquette da instrucciones sobre hacer instrumentos de papel impresos en computadora o fotocopiados. Crowley sabía que por túnica podría usar un vestido de noche, por incienso un cerillo, por libación un vaso de agua. Pero que todo esté consagrado con un objetivo.

 

Tenemos santos. A quienes consideramos precursores o figuras que dieron fuerza a la magia o al Nuevo Eón. Pero en mi memoria sólo resuenan dos: Nietzsche y Einstein. Gente que ha partido la historia en dos.

 

Tenemos un calendario donde el año cero es 1904, cuando Aiwass dio dictado del Libro de la Ley como heraldo de Horus al mago Aleister Crowley.

 

Hay presencia internacional, pero Latinoamérica apenas se empieza a poblar con unos cuantos miembros de la O.T.O. Hubo pugnas con respecto a linajes, la historia de Marcelo Ramos Motta y Grady McMurtry es punto álgido e importante con respecto al renacer de la organización.

 

Algo qué aclarar. Crowley es una figura polémica, pero no es el punto central. Yo le digo, tal como muchos “El Profeta”, pero esto no quiere decir que quiera ser como él fue. Soy padre y no quisiera ser así de negligente como revela fue. Tampoco me atrae mi propio género como a él. Por supuesto no he viajado tanto como él. No admiro mucho su poesía, pero sí sus textos mágicos. Ser Thelemita no es ser Crowleyano.

 

Los signos y símbolos de Thelema se ven en rituales y se multiplican en muchas partes. Por supuesto, tal como la figura de Crowley han sido abusados. Si quieres saber algo muy importante sobre la O.T.O. te recomiendo que veas la Misa Gnóstica (Gnostic Mass).

 

Si quieres saber sobre la magia sexual de las órdenes investiga la figura de Babalon y de la Mujer Escarlata (Scarlet Woman). Y si quieres especular sobre el grado más secreto de la O.T.O. busca sobre el grado 11, del que no sabemos nada de cierto.

 

Hay reuniones internacionales, la NOTOCON es la más grande.

 

Te he dado nombres de autores y libros. Creo que Thelema es un camino con mucho espacio para el intelectual, el estudioso. Si quieres comenzar en él no es necesario pertenecer a una orden, pero si puedes hacerlo te recomiendo que lo hagas.

 

Esto te puedo decir por ahora amigo o amiga desconocida, para comenzar a hablar sobre Thelema.

 

El Amor es la Ley, Amor bajo Voluntad.

 

 

México. Agosto, 2015.

 


Fuentes

Escrito para Habitantes del Caos.


Enviado por: Simón

1 artículos publicados

Visto 4531 veces



Tags:

Thelema corriente 93 OTO magiak Horus


Participa

Habitantes del Caos es una comunidad abierta a nuevos participantes que quieran colaborar con artículos propios o publicando aportaciones interesantes.

Registrarse