Habitantes del Caos

Psicología Cuántica VII: Bucles extraños y el Infinito Retorno


SIETE

Bucles Extraños y el Infinito Retorno

 

Si nunca describimos nada como “lo que es” sino solo “como aparece en nuestras mentes”, no podríamos desarrollar la física pura, sino solo neurofísica – i.e., la física conocida a través del sistema nervioso humano. Tampoco podríamos tener filosofía pura, sino solo neuro-filosofía – la filosofía conocida a través del sistema nervioso humano. Y tampoco podríamos tener neurología pura sino neuro-neurología – la neurología conocida a través del sistema nervioso humano…

Pero en este punto ya entramos en la arena de los Bucles Extraños, como algunos lectores habrán adivinado, como la neuro-neurología sólo puede ser conocida por el sistema nervioso y por ende solo puede ser conocida por una meta-ciencia de neuro-neuro-neurología… y así ad infinitum. ¿Puede detectar el argumento de las dos cabezas de Lord Russel asomándose en el horizonte? ¿O quizás el infinito retorno de la conciencia en el tiempo de J.W. Dunne?

Algún bastardo Zen parece habernos cerrado la puerta de la Verdad en la cara de nuevo.

 

Esta regresión neurológica es paralela precisamente a una prueba en Mecánica Cuántica, conocida como “La Catástrofe de Von Neumann” (o “La Catástrofe de Von Neumann del Infinito Retorno” citándola completa) que muestra que podemos sumar un número infinito de instrumentos a nuestros instrumentos existentes y aun así nunca podremos deshacernos de cierto grado de incertidumbre e indeterminación. (Con suerte al final de este libro el lector entenderá porque esta “coincidencia” y docenas parecidas conectan irremediablemente la mecánica cuántica con la psicología cotidiana o con la conciencia ordinaria de lavadero.)

En este punto algunos lectores quizá quieran rendirse o tirar el libro, pensando que pronto los guiaré en el abismo sin fondo del solipsismo o algún idealismo neo-Berkeleyano. Para nada: el escueto dualismo entre la Certeza contra Incertidumbre solamente aparece en la ambivalente lógica Aristotélica. En la lógica matemática, no tenemos que decidir entre la Certeza Pura y la Incertidumbre Pura. Más bien, en la matemática de las probabilidades, tenemos infinitas opciones entre esos dos extremos.

Por conveniencia podemos reducir estos a los 100 tradicionales usados en los porcentajes.

 

Así, si la Certeza Pura equivale a 100% y la Incertidumbre Pura equivale a 0%, la lógica en la mecánica cuántica y la psicología cuántica en este libro no nos dice que la imposibilidad de alcanzar el 100% nos deje estancados en el 0% por siempre. Muy al contrario, muchas de las cosas que suceden en la vida diaria tienen probabilidades de más del 50% , lo que satisfaría a cualquier apostador y mantendría su interés; aún mejor, algunas cosas tienen probabilidades de 90%, 95% o más altas.

Personalmente nunca me preocupo por el hecho termodinámico de la probabilidad de que el aire que se mantiene distribuido más o menos uniformemente en esta habitación nunca alcance el 100%. La probabilidad de que todo el aire de pronto se precipitara a una esquina y me dejara morir en un vacío se ha calculado mayor que el 0% y mucho, mucho menos que el 0.001%, pero me rehúso a sentir ansiedad al respecto.

La probabilidad de que me golpee un meteoro mañana parece mucho más alta --- quizá tan alta como 0.1% --pero tampoco me preocupo demasiado por eso.

 

La persona de negocios, como el físico o el apostado, se ha acostumbrado hace mucho a este aspecto de la Psicología Cuántica. Los negocios no esperan el 100% de certeza para hacer decisiones (ej. no juzgan el futuro de los granos por dogmas religiosos) pero tampoco se enfrascan en eterna indecisión como Hamlet (completa incertidumbre). Ellos aprendieron hace mucho a “estimadivinar” o intuir probabilidades y hoy en día se han graduado generalmente de estimadivinar a estimar precisamente con matrices de probabilidad matemática en una computadora.

 De este modo,  la “pérdida de certeza” no significa un descenso en el vacío del solipsismo. Simplemente significa una graduación del nivel de kínder de “si” (100%) o “no” (0%) al mundo adulto de “¿qué tan acertadamente podemos calcular las probabilidades de que esto suceda?” (5%? 25%? 75%? 95%?)

Debo admitir, sin embargo, que la lógica de probabilidad puede llevar a algunas implicaciones extrañas. En esta conexión, considere lo que yo llamo la Noche de Jesus H. Cristo.

 

La mayoría de estudiantes de matemática, temprano en sus años universitarios, se encuentran con la paradoja de la Noche de Paddy Murphy. Las probabilidades de obtener dos Paddy Murphys en la misma clase parecen pocas, pero sí sucede. Lo que parece distintivamente raro al no-matemático – la paradoja “Paddy Murphy” – consiste en esto: si el universo dura lo suficiente, algún orador debe eventualmente confrontar una clase consistente enteramente de hombres llamados Paddy Murphy. Si piensa al respecto, verá con facilidad, intuitivamente, que esta noche de los Paddy Murphys tiene que ocurrir eventualmente. Lo que asombra a la mayoría de gente yace en el resultado que obtenemos si imaginamos un universo que dure una cantidad infinita de años.

En este universo infinito, la Noche de Paddy Murphy no sólo sucede una vez, o varias veces, sino un número infinito de veces. (Sin embargo, la Noche de no-Paddy Murphy también sucede un número infinito de veces. Esto ilustra el principio de Cantor  que dice que si se remueve un conjunto infinito de un conjunto infinito, otro conjunto infinito permanece…)(1)

 

          [Nota al pie]

  1. Por ejemplo, el conjunto de números enteros continúa hasta el infinito, pero también lo hace el conjunto de números pares. Si se sustraen los números pares de los números enteros, todavía se tiene un set infinito de números impares.
  2. El señor Whittington recordaba esto por un boletín de noticias acerca de un hombre llamado Joe Blow (N. del T. Blow en la jerga coloquial se traduce como felación), quién se quejaba de que su nombre le daba problemas al buscar empleo. La gente comenzaba a reír cuando veía su nombre en una aplicación, decía el señor Blow, y parecían incapaces de tomarlo en serio como un posible empleado, como si alguien llamado Porky el cerdito hubiese pedido el puesto.

  

 

EJERCICIOS DE REVISION

  1. Haga que un miembro del grupo de estudio encuentre una piedra pequeña que quepa fácilmente en la mano humana. En la reunión semanal, pase la roca por los participantes. Permita que cada persona sostenga y examine la roca e intente decirlo “todo” sobre ella. 
  2. Continúe este ejercicio hasta que todos se den cuenta de que nunca podemos decirlo “todo” incluso de una simple roca, o hasta que todos estén enredados en un debate entre aquellos que piensan que eventualmente, en unos cuantos millones de años quizás, podremos decirlo “todo” y aquellos que piensan que nunca podremos decirlo “todo”.
  3. Haga que aquellos que piensan que eventualmente podremos decir “todo” sobre la roca investiguen la historia geológica de la región de la que viene la roca en cuestión, y que reporten la semana siguiente “todo” acerca de la historia de las fuerzas que produjeron la región que produjo esta roca en particular. Haga que los demás traten de hacer preguntas para encontrar áreas de información importantes que se hayan dejado fuera de este intento de decirlo “todo”.
  4. Intente el mismo ejercicio con la habitación en donde se reúne el grupo. Que cada quién tome turnos para intentar explicar “todo” acerca de la habitación. Luego pida que alguien prepare un reporte para la semana siguiente sobre “todo” acerca de cómo la casa o edificio llego a tener ese diseño en particular, ubicación y esa habitación que contiene. 
  5. Que cada persona se siente en silencio y escriba una descripción de la casa en la que se celebran las reuniones. Tómense aproximadamente cinco minutos. Lean la descripción en voz alta, apuntando en una pizarra o cartel grande: Cómo muchas cosas aparecen en algunas listas pero no en otras. Cómo muchas cosas no aparecen en ninguna lista, pero pueden pronto salir a la luz con más investigación. 
  6. Haga que todos los presentes cierren sus ojos, y escuchen los sonidos en la habitación y los sonidos que vengan de afuera. Permita que una persona mida el tiempo de este ejercicio por dos minutos, luego comparen reportes. Note como cada sistema nervioso ha escuchado sonidos distintos 
  7. Permita que el grupo trate decirlo “todo” sobre la ciudad en donde se reúnen.
  8. Permita que el grupo intente decir “todo” sobre la historia económica de la ciudad 
  9. Permita que el grupo intente decir “todo” sobre la historia geológica, ecológica y económica de la región en la que existe la ciudad. 
  10. Permita que el grupo pase la roca de nuevo en silencio. Deje que cada persona vea la roca en la forma de meditación Zen – sin formar palabras en sus cabezas. (Aquellos sin experiencia en meditación encontraran esto un tanto difícil, pero inténtelo de todas formas.) 
  11. Note especialmente aquellos puntos en que los miembros del grupo comiencen a resistir los ejercicios – ej. se quejan de que “Esto es tonto”, “Ya sabía esto”, “Esto debe ser alguna clase de engaño”, etc. Note los signos de irritabilidad. No haga juicios a los demás cuando estas reacciones aparezcan. Discutan los factores que hacen que estos ejercicios parezcan “aburridos” (poco interesante) o “amenazantes” (muy interesante) para algunas clases de personas. 
  12. En otro libro sugerí la nueva palabra alpenotos que significa “algunos pero no todos.” En la semana siguiente de haber realizado los ejercicios anteriores, permita que cada miembro del grupo de estudio trate de recordar el preguntar, cada vez que la palabra “todo” ocurra, “¿Podemos decir seguramente “todo” aquí? ¿Sabemos lo suficiente? ¿Quizás alpenotos sería más adecuado a los hechos?” 

 


Fuentes

Quantuum Psychology, How Brain Software Programs You and Your World 
Robert Anton Wilson
First Edition 1990

Traducido por La_Calabaza 


Enviado por: Calabaza

18 artículos publicados

Visto 1654 veces



Tags:

RAW Discordianismo Psicología Filosofía Descondicionamiento Robert Anton Wilson


Participa

Habitantes del Caos es una comunidad abierta a nuevos participantes que quieran colaborar con artículos propios o publicando aportaciones interesantes.

Registrarse