Habitantes del Caos

Psicología Cuántica VIII: Lógica Cuántica


SEGUNDA PARTE

Hablando de lo Inefable

 

“Se pensaba que la física describe el universo. Ahora sabemos que la física sólo describe lo que podemos decir sobre el universo.”Niels Bohr

 

“¿Realidad? No necesitamos mostrarte ninguna apeeeestosa realidad.”Dr. Nick Herbert, parodiando la Interpretación de Copenhague, Instituto Esalen, febrero 1986

 

dc9574e8572bc37a6766d522d0c08e1e

 

OCHO

Lógica Cuántica

 

El Dr. John von Neumann, uno de los principales defensores del enfoque de Bohr de que la ciencia no puede encontrar “la realidad profunda” subyacente a todas las realidades relativas instrumentales, fue un paso más allá que Bohr. Como el mundo cuántico simplemente no encaja la lógica Aristotélica de este/o el otro, von Neumann inventó una lógica de tres valores que se acopla mejor al mundo cuántico.

Aristóteles nos dejó con dos opciones, “verdadero” o “falso”. Von Neumann agregó un “tal vez”. Esto se corresponde de algunas formas con el estado “indeterminado” del Dr. Rapoport, pero difiere en muchas otras; excluye definitivamente el “sinsentido”, el cual von Neumann, como Bohr, prohibió estrictamente en el discurso científico.

Algunos físicos (por ej. Dr. David Finkelstein) creen que von Neumann resolvió “todas” (¿o quizás algupenodos?) las paradojas que permanecen incluso después de haber aceptado el rechazo Copenhagiano de Bohr de la “realidad profunda”. Otros se refieren a la Lógica Cuántica trivaluada como un mero “formalismo” o “truco” y no como una verdadera contribución a clarificar la Incertidumbre e Indeterminación de los eventos cuánticos.

Sin embargo, LC (o Lógica Cuántica) aplica muy bien a asuntos ordinarios – muy contrario a la opinión de aquellos que aseguran que la incertidumbre cuántica no invade nuestra vida diaria y permanece sólo a nivel subatómico.

Por ejemplo, lanzo una moneda al aire. A menos que caiga sobre su borde (un evento inusual) la moneda definitivamente se basa en un este/ o el otro Aristotélico cuando cae al suelo—cara o escudo. No tal vez.

 

¿Pero en qué estado existe la moneda mientras da vueltas desde mi mano hacia el suelo? Alguna doctrina metafísica de predestinación podría clamar que la moneda existe en cara o cruz antes de aterrizar, porque ha sido predeterminado que la moneda aterrizara de esta forma. Científicamente, tal proposición yace más allá del alcance de las pruebas, y así debemos considerarlo “insignificante”. En el nivel operacional o fenomenológico, la moneda permanece en un estado de von Neumman de “tal vez”, hasta que aterriza.

Similarmente, la psicología transaccional revela que la percepción siempre comienza en el estado “tal vez”. Camino por la calle y veo al viejo Joe a media cuadra de distancia. Si no he estudiado neurociencia, me siento seguro de que el Joe que veo “está realmente” allí, y luego me siento sorprendido cuando la figura se acerca y ahora veo un hombre que solo se parece solo un poco al viejo Joe. Mi percepción contenía un “tal vez” pero, condicionado por la lógica aristotélica ignoré esto y mi percepción se precipitó a la certeza prematura. (Esta descripción ha sido simplificada en pos de claridad lógica. En la experiencia, el bucle de retroalimentación de la percepción a la concepción y de vuelta a la percepción opera tan rápido, que “vemos” lo que pensamos que deberíamos ver y el tal vez virtualmente nunca se registra—hasta que nos re-entrenamos para registrarlo.)

 

Ya sea que algo pertenezca en la categoría de “verdadero/falso” o en la categoría en el tal vez usualmente depende de consideraciones de tiempo. La moneda pertenece al tal vez por unos cuantos segundos mientras está en el aire, pero se establece en uno/ u otro cuando aterriza. “María no asistió hoy a clase hoy” puede cambiar luego a la categoría de falsa, reemplazado por “María llegó tarde a clase”, en el segundo en que ella entre a la clase.

Muchas percepciones no solo comienzan en el estado de tal vez sino que permanecen por siempre como tal vez, porque los eventos en el espacio-tiempo que los provocan no duran lo suficiente como para poder justificar veredictos definitivos. Sin embargo ignoramos esto, y guiados por el hábito aristotélico, asignamos veredictos definitivos de todas formas. Así parece la explicación de aquellos físicos que afirman frecuentemente que la incertidumbre sólo aparece en el reino cuántico.

 

El Veredicto OVNI de Robert Sheaffer contiene la certeza prematura dictada en el título. El señor Sheaffer sabe que los OVNIs “realmente son” – “realmente son” engaños y alucinaciones. De forma similar, Los Platillos Voladores Son Reales del Mayor Donald Keyhoe contiene el dogmatismo implicado en el título. El Mayor Keyhoe también sabe que los OVNI “realmente son”—ellos “realmente son” naves interplanetarias. El psicólogo de la percepción notará que los OVNIs usualmente van y vienen tan deprisa que la mayoría nunca se gradúa de la categoría de tal vez. Pero nos extenderemos en esto en un lugar más apropiado.

El hábito aristotélico dogmático también refuerza y es reforzado por antiguas improntas de mamíferos territoriales. Los primates salvajes, como otros vertebrados, reclaman territorios físicos; los primates domesticados (humanos) reclaman territorios “mentales”—ideologías y religiones. Así, uno escucha muy pocas veces un tal vez cuántico en discusiones sobre las políticas económicas de Roosevelt contra las políticas económicas de Ronald Reagan. Como Sheaffer y Keyhoe, muchos creyentes de los OVNI y de sus detractores están en desacuerdo acerca de todo lo demás, pero comparten una aversión común a la palabra tal vez. Y uno virtualmente nunca escucha “Tal vez Jesús era el hijo de Dios” o “Tal vez el Islam es una religión falsa”.

 

La gente ignora el tal vez cuántico mayormente porque nunca escucharon de la lógica cuántica o de psicología transaccional, pero también lo ignoran porque la política y religión tradicionales han condicionado a la gente por milenios—y aún los entrenan hoy—a actuar con intolerancia y certeza prematura.

En general, le gente juzga como “masculino” el pronunciar veredictos dogmáticos y pelear por ellos, y el admitir la incertidumbre cuántica (el tal vez de von Neumann) parece “poco masculino”. El feminismo frecuentemente desafía este machismo, pero, frecuentemente, algunas feministas parecen pensar que se verán más fuertes si hablan y se comportan tan dogmática y poco científicamente como el más estúpido de los hombres más machos.

Esta tendencia a los veredictos prematuros recibe también considerable refuerzo del software que usamos habitualmente en nuestro cerebro—nuestro lenguaje y nuestra estructura de lenguaje típica.

 

De acuerdo con Noticias de lo Extraño (de Shepherd, Cohut y Sweet, New American Library, 1989) —un libro de historias increíbles pero aparentemente ciertas de periódicos respetables – en 1987 un hombre en Rochester, New York, le disparó a una mujer que confundió con su esposa. “Lo siento”, le dijo a la policía. “Quería dispararle a mi esposa, pero olvidé mis anteojos.” Su universo, como aquellos de Sheaffer y Keyhoe, parece construido sobre veredictos apresurados sin tal vez.

En el mismo libro—un hombre en Westchester le disparó a su esposa mientras cazaba. Le dijo a la policía que la había confundido con una marmota.

Otros dos accidentes de caza, en el mismo libro—un hombre que le disparó a un amigo, a quien confundió con una ardilla. Otro hombre le disparó a una adolescente que también confundió con una marmota.

Otro hombre en Virginia Beach mató a su suegra con una hachuela y declaraba que la había confundido con un mapache muy grande.

 

Estas historias contienen tal veces dentro de sus tal veces. Me refiero a que, después de todo, quizás algunas de estas personas inventaron estas coartadas por desesperación.

Sin embargo, el mundo contiene no sólo OVNIs (Objeto Volador No Identificado) sino ONNIs (Objeto No-volador No Identificado): y aquellos que carecen de la lógica trivaluada de von Neumann y sus tal veces, muy frecuentemente se apresurarán al “entenderlos” e “identificarlos”.

 

Si Ud. vive cerca o en una gran ciudad, vea por la ventana. Observe cuantos ONNIs pasan tan rápido que nunca se gradúan del estado de tal vez al estado “identificado”.

 

 

Ejercicios

Clasifique las proposiciones siguientes como verdaderas, falsas o tal vez.

  1. En 1933 Franklin Roosevelt se convirtió en Presidente de los Estados Unidos.
  2. En 1932 Franklin Roosevelt se convirtió en Presidente de los Estados Unidos.
  3. El 18 de enero de 1932, Cary Grant cumplía 28 años.
  4. El río Necker fluye a través de la ciudad de Frankfurt.
  5. El río Necker fluye a través de la ciudad de Heidelberg.
  6. La humanidad evolucionó de los primates del Viejo Mundo.
  7. La fuerza siempre es igual a la masa multiplicada por aceleración.
  8. Francis Bacon escribió obras atribuidas a Shakespeare.
  9. La educación sexual lleva a un incremento en los crímenes sexuales.
  10. En los años en que se aumentó la educación sexual en los Estados Unidos, se reportó también un incremento en los crímenes sexuales.
  11. El censo de 1890 mostraba 4,000,000 de habitantes en la ciudad de Nueva York.
  12. Un paquete de cigarrillos normalmente contiene 20 cigarrillos.
  13. Ronald Reagan sabía acerca de los tratos de tráfico de armas y cocaína entre Iran, North, Secord y Hull.
  14. Ronald Reagan no sabía de los crímenes de Irán-Contra hasta que escuchó las noticias en la TV.
  15. Todas las diferencias entre hombres y mujeres resultan del entrenamiento cultural.
  16. Algupenodas diferencias entre hombres y mujeres resultan del entrenamiento cultural.
  17. Todas las diferencias entre hombres y mujeres resultan de factores genéticos (testosterona, estrógeno, etc.)
  18. Algupenodas diferencias entre hombres y mujeres resultan de factores genéticos (testosterona, estrógeno, etc).
  19. El continente perdido de la Atlántida existe sumergido bajo el mar cerca de Bermuda.
  20. El continente perdido de la Atlántida nunca existió.
  21. Hitler sólo tenía un testículo.

 

Nota al pie: (sobre Algupenodos) ¿has encontrado esta palabra útil en la semana desde que se realizaron los ejercicios al final del capítulo anterior?

Arte interior: Dela (artista). Pensando sobre la deforestación

 


Fuentes

Quantuum Psychology, How Brain Software Programs You and Your World 
Robert Anton Wilson
First Edition 1990

Traducido por La_Calabaza 


Enviado por: Calabaza

18 artículos publicados

Visto 1886 veces



Tags:

Discordianismo Descondicionamiento RAW Psicología Filosofía


Participa

Habitantes del Caos es una comunidad abierta a nuevos participantes que quieran colaborar con artículos propios o publicando aportaciones interesantes.

Registrarse