Habitantes del Caos

Evaluando su Práctica Mágica, por Mordant Carnival


La finalidad de este artículo es el análisis de los métodos disponibles para evaluar la práctica mágica, ofrecer algunas técnicas para asegurarse de que las cosas estén funcionando y también evitar algunos de los peligros más comunes a lo largo del trayecto.

No siempre es posible aplicar el método científico para este tipo de trabajo pero las técnicas y los enfoques asociados con la investigación científica son aplicables en muchos casos y pueden ser muy útiles. Esto no significa intentar probar que la magia funciona, ni que un estudio que podría encontrar su morada en Las Transacciones Filosóficas de la Royal Society ponga en evidencia que el sigilo del miércoles pasado fue responsable de la revolcada de anoche. Ya que la magia es una bestia tan brumosa, es frecuentemente una imposibilidad lógica hablar en términos de prueba y tampoco necesariamente deseable. Sin embargo, esto no quiere decir que tengamos que descartar una valoración basada en discernimiento, pensamiento crítico, lógica y racionalismo. "Probar" que la magia surte efecto, o que un hechizo en particular funciona, no es el punto. El punto es analizar sus resultados y su progreso global en una forma inteligente y significativa.

 

¿Es esto lo mío?

No hay nada más importante para el mago practicante como la valoración continua y rigurosa de su práctica desde una variedad de diferentes perspectivas. Esto es aplicable tanto si su trabajo apunta hacia las ganancia en el mundo físico – dinero, poder, sexo, etc.– o en los aspectos más místicos de la actividad mágica: contacto con espíritus, deidades, técnicas de peregrinaje, etc. Una de las herramientas más útiles para evaluar globalmente la práctica individual es aquella provista por la ciencia.

Muchos magos manifiestan una poderosa resistencia a cualquier cosa que huela a racionalismo o ciencia dentro del ámbito de sus prácticas. La malvada esfera de la ciencia es algo que se debe mantener a una distancia considerable. Veo esta actitud en casi todas las diferentes sendas y métodos de la magia, desde la persona que cura hasta el caota arropado en cuero.

Si su práctica es tan endeble y excéntrica que el menor soplo de evaluación crítica la haría estallar como una burbuja de jabón, es entonces necesario poner en orden nuestras prácticas. Punto final. Si está funcionando no hay nada de qué preocuparse.

 

El Gran Trato

¿Pero por qué es esto tan importante? ¿Tiene realmente importancia si una persona consigue efectividad en la magia o no? ¿Tiene la magia que ofrecernos resultados que valgan la pena?

Sí. En la magia hay lugar para el ritual como performance, o arte, y hasta como teatro. Sin embargo, la magia, para ser realmente llamada magia, debe ser realizada con alguna clase de finalidad en mente, ya sea para ganancia material, desarrollo personal o curativa, unión con lo divino, protección, ayuda propia o a otras personas, o para resultados menos definidos o experimentales: "Hagamos X ritual y veamos qué ocurre!" aspirando a un resultado antes de saber lo que tal resultado será.

Podemos llegar a ser cualquier cosa o tener el potencial de convertirnos en lo que sea, pero aquí y ahora no nos queda otra que ser criaturas finitas con recursos finitos. El tiempo y el esfuerzo utilizado en trabajos de magia es tiempo y esfuerzo que no puede ser aplicado en otra cosa. Tiempo y esfuerzo utilizado repetidamente en trabajos que no surten efecto o involucrándose en prácticas que no son de utilidad son tiempo y esfuerzo desperdiciados.

Peor aún, fallar al evaluar los resultados de una manera realista puede facilitar el desarrollo de procesos activamente tóxicos impidiendo así alcanzar el éxito. Para empezar, el ritual muy fácilmente puede convertirse en una táctica evasiva, una forma de no hacer las cosas con el sabor de que sí se las está haciendo. A un nivel personal, esto se manifiesta como una tendencia a priorizar el ritual por sobre los más prácticos pasos a dar para solucionar los propios problemas o mejorar la actual situación.

Si su práctica es concerniente a cualquier grado de misticismo o contacto con espíritus, serios riesgos pueden ser el resultado de trabajo pobre y métodos ineficaces. El cazador de espíritus corre el riesgo de perderse en el imbécil parloteo de los pequeños duendes de la mente, que viven en las cabezas de todos nosotros. Desde la perspectiva del modelo de espíritu, el mago también puede atraer la atención de criaturas que, a pesar de la apariencia exterior, pueden no llegar a ser quiénes afirman ser. (Pocos seres están lo suficientemente chiflados para hacerse pasar por un Dios, ya que a pesar de que esto le puede hacer ganar atención e importancia por parte del adepto, el Dios verdadero puede llegar a darse cuenta y sentirse muy disgustado. Esto sin embargo puede ocurrir).

 

Buena práctica general

Cualquier estudio científico requiere documentación rigurosa y detallada. De igual forma, la llave para una valoración efectiva de su práctica mágica es un bien cuidado registro. Si usted no hace un cuidadoso, detallado registro de lo que hizo, cuándo lo hizo y con quién, es mucho más difícil seguirle el rastro al éxito o a los fracasos. Usted debería tener al menos un diario que actualice regularmente – preferentemente a diario. Lo ideal sería que usted llevara varios diarios: uno para los sueños, uno para su vida cotidiana, etcétera. Los weblogs de Internet pueden ser útiles, especialmente si usted quiere información retroactiva, pero debe ser cuidadoso con lo que usted revela. Por regla general, no ponga nada en internet que usted no escribiría en una tarjeta postal. Su registro mágico principal debería ser llevado como un libro de laboratorio.

Es siempre bueno hacer contacto con otros magos y ocultistas de vez en cuando. Aun si usted no se une a un grupo organizado, discutir a fondo cosas con otras personas le ayudará a tener una perspectiva más significativa de su trabajo. Las personas que no están directamente implicadas con sus operaciones pueden ofrecer una crítica más objetiva. También le pueden inspirar a mirar hacia nuevas direcciones y nuevas técnicas con las que usted, de otra manera, no podría haber entrado en contacto.

 

Nada es Sagrado

Esté preparado a cuestionar todo. No importa cuánto tiempo usted se haya mantenido sincera y apasionadamente en una teoría o modelo, esté preparado a desafiarla. Activamente salga a buscar personas, espacios y experiencias que ofrezcan tales retos. Nada es Sagrado.

Algunas veces es necesario tomar ciertos conceptos básicos como para ser seguidos de una manera realista en una dirección (ej. "La Magia es real”), pero es saludable permitirse salir fuera de esas suposiciones cada dos por tres. Es también importante distinguir entre una convicción nacida de la experiencia repetida y una nacida del sentimentalismo o el atractivo estético de algún modelo favorito. Usted debe estar listo a deshacerse de las cosas que no están funcionando.

Al evaluar un resultado la primera y principal pregunta que usted debe hacerse es "¿he hecho en realidad alguna magia?" Usted estaría sorprendido de cuán a menudo esta pregunta es tomada a la ligera u olvidada.

 

Magia a medio hornear

El trabajo perezoso, poco meditado y pobremente ensamblado es, la mayoría de las veces, tan poco efectivo como el no hacer magia en absoluto.

"Ok, esta esquina de la cómoda puede ser mi altar – y no hay necesidad de acomodar lo demás – y este pañuelo de papel puede ser el mantel de mi altar. Mis armas elementales están en una caja en alguna parte, así que improvisaré con los cubiertos del picnic, un conglomerado de arcilla de moldear, y una lata de cerveza vacía. ¿El atavío ritual? ¿Llevo puesto mi colgante con el pentagrama, no es cierto? Uy, mejor que prenda la tele– no quisiera perderme Star Trek..."

No digo que cada ritual tenga que ser conducido como un operativo militar, o que usted no sea un correcto mago a menos que posea el rubí de Bohemia más brillante en la punta de su varita, una bata de terciopelo y un estúpido sombrero. Soy un gran admirador de la magia improvisada y soy de esa escuela filosófica que manifiesta firmemente que cualquier mago decente debería poder realizar un trabajo básico totalmente desnudo y encerrado en el cuarto de baño a las 3 am. Sin embargo, si usted no está desamparadamente desnudo y encerrado en el cuarto de baño, no hay excusa para la pobre preparación y el trabajo de mala calidad. Uno se cruza con una cantidad enorme de magos que parecen casi competir por quién es el que en realidad tiene la práctica más mediocre y descuidada, como si éste fuese algún indicio de tener los pies sobre la tierra y el estatus del Tipo Normal. Cualquier signo de que usted pone demasiada planificación o esfuerzo en un trabajo es un indicio de que usted es un viejo y anticuado mago del eón pasado, no un tecnomago de punta del siglo 21!

Esto, por supuesto es una sarta de chapucerías. Una preparación decente no es decoración de escaparates, Es la cimentación de una buena y sólida operación. Añadirle un equipo decente o cualquier otra adición es apropiado. Pero trate de que su tradición no le encierre en una práctica rígida a menos que usted haya decidido permitirlo. Es cierto que realizar un extraño rito en el clímax del momento usando cualquier cosa que surja es una gran forma de romper con cualquier dependencia que usted podría estar desarrollando en particulares esferas o recursos y permanecer flexible. Es también cierto que lo simple es bueno, y es cierto que algunas veces usted necesita dar el golpe cuando las cosas están calientes. Pero hacer todo descuidada, perezosamente y a la buena de Dios es simplemente una receta segura para el fracaso.

 

Tuve la intención de hacerlo

Otro peligro insospechado es convencerse uno mismo de que un trabajo X tuvo un éxito arrasador cuando en realidad X ha fracasado completamente en materializarse. Siempre va a haber una cierta flexibilidad en el resultado de una intención dada; si usted realiza un trabajo para obtener dinero y luego encuentra una cartera en la calle, obtiene un ascenso en el trabajo, o un triunfo en el hipódromo serían estos resultados satisfactorios.

 

Bailando conmigo mismo

12935386_10207835920410345_271035601_n

¿Pero qué pasa con el místico, el obrero del espíritu, el acosador de lo Divino? ¿Realmente tiene importancia si se comunica con una entidad individual o con las voces de su cabeza? Obviamente, no todo el mundo cree en la existencia literal de los Dioses, espíritus, fantasmas o espectros. Desde esta perspectiva podría parecer que ya que no hay nada allí afuera de lo que hablar al respecto, realmente no tiene importancia si decidimos llamarlos por los nombres de Jesús, Baphomet, o Reginald el Ocelote Púrpura.

A falta de cualquier experiencia directa de lo Divino como Divino, esta argumentación es enteramente racional y válida. Es más sensato admitir que no tiene importancia qué es a lo que usted le está hablando si a la larga los resultados son positivos. También podría argumentar que hasta trabajando desde esta posición es aún necesario para el mago serio distinguir entre la interacción significativa de la mente profunda y el mero parloteo del ego.

Con una mente abierta y lista para recibir, pero carente de cualquier filtro para clasificar el trigo de la paja, el acosador de lo Divino corre el riesgo de adquirir toda clase de intrusiones de imágenes obsesivas. Esto podría entenderse como proviniendo de malévolas fuentes externas. Pero la fuente más obvia y probable es la de los propios miedos e inseguridades del místico. No importa cuán feliz y bien centrado uno esté, nadie está completamente libre de éstos. Esos elementos negativos lentamente comienzan a trabajar en la mente de la persona y en su sentido del ego. Pueden hacerse pasar por espíritus o Dioses, y pueden ser muy, muy convincentes. El estrés resultante de estas interacciones negativas afecta luego interacciones futuras creando un lazo negativo de información retroactiva, dolor alimentándose en el dolor, miedo en el miedo.

No es el propósito de esta obra el explicar en detalle los diversos caminos y medios de hacer contacto con lo divino. En lugar de eso, consideraremos las formas en las cuales la más subjetiva de las experiencias puede ser evaluada.

 

Hay muchas clases de experiencia que podrían ser descritas como místicas, desde experiencias que consisten en poco o ningún contacto directo con el espíritu o Deidad hasta contactos que hacen que la cabeza se llene de voces, dominación, total posesión amnésica, etc. En todos los casos, el indicador más significativo de efectividad es considerar su propia vida y ver cómo su Deidad particular o espíritu allí se manifiesta.

¿Cómo está su suerte? ¿Cómo está usted? ¿Es usted afortunado en aquellas cosas en las que usted ha escogido que lo divino tome parte? Si usted trata de establecer buenas relaciones con un Dios de Riqueza y ha pasado el último año de crisis económica en crisis económica, perdiendo trabajos y carteras, etc., usted debería re-evaluar su práctica. Si su práctica implica devociones diarias a la diosa Venus, pero usted tiene pocas o ninguna amiga "intima", no puede mantener relaciones afectivas, etc. entonces usted está haciendo algo mal. Hay muchas cosas que pueden estar pasando. Quizá usted no muestra suficiente devoción en el sentido práctico: haciendo tiempo para sus Dioses, brindando regalos apropiados, realizando devociones adecuadas. ¿Qué ofrendas hace, y qué pasos ha dado para asegurarse de que éstos son los apropiados? ¿Investigó en los registros de sabiduría popular? ¿Ha consultado usted con otros experimentados practicantes en lo que se refiere a qué fue lo que funcionó bien y qué lo que los metió en problemas?

Sea consciente que todo el incienso, oración y ofrenda espiritual del mundo serán de poco beneficio si en su vida cotidiana usted va en contra del Dios del que está tratando de lograr favor. Si usted quiere obtener cosas positivas de un Dios asociado con la protección y la defensa, debería, como ofrenda, esforzarse por proteger y defender en lugar de atacar a aquellos más débiles. Si usted desea que una Diosa del amor lo ayude con sus problemas de relación pero se comporta de una forma fría y poco cariñosa, usted no va a ir muy lejos. Cuando tengo problemas con una Deidad particular, es frecuentemente porque tengo problemas integrando Sus misterios en mi vida.

Es también muy probable que ciertas experiencias problemáticas sean un signo de que las cosas están funcionando. Algunas entidades provocarán contienda y dificultad en su vida como una expresión de Sus naturalezas. Tome a Odin, por ejemplo; Él, ciertamente, puede ser abordado como un Dios de sabiduría y magia, o un Dios de amor, o un Dios de riqueza; Él es todas esas cosas. Pero es también un Dios de locura y batalla, y es realmente imposible encargar un menú de Dominio Rúnico sin obtener una orden de Conflicto Físico o de locura que lo acompañe. Sea consciente de la naturaleza de la Deidad antes de involucrarse con ella.

 

Evaluando el contacto con las deidades

Un error común es emprender una simple meditación dirigida y confundir la descripción de un Dios o espíritu con la experiencia real. Un número alarmante de personas hace esto. Lo malo es que usted puede tener una experiencia detallada, realista y convincente de dejar su cuerpo humano y encontrarse con algo que se parece mucho a un Dios; pero en realidad usted apenas si se ha movido en las partes menos profundas de su mente sin encontrar otra cosa que las propias y atormentadoras vocecillas malévolas. Es como flotar en una piscina para niños y pensar que usted ha cruzado a nado el océano. Así que, ¿cómo hace uno para saber si ha tenido una interacción significativa o no?

La primera y mejor pregunta a hacerse aquí es la siguiente: ¿tuvo la naturaleza de la interacción el carácter de lo que usted conoce de la Deidad? ¿Se comportó Ella como usted esperaría que Ella se comportase? ¿Destiló Ella el tipo de poder que usted podría asociar con un ser divino? Si Kali hiciese una pausa en el trabajo de Su ocupada agenda para sentarse con usted y compartir una agradable taza de cacao caliente y decirle que usted tuvo toda la razón de deshacerse de ese tipo, que él era un verdadero gilipollas, y usted es una mujer fuerte y bella y debería celebrar saliendo a comprarse ese vestido magnífico que vio y a hacerse esculpir las uñas, usted más bien debería afrontar la posibilidad de que en realidad aquel ser podría no haber sido Kali después de todo.

La segunda pregunta es: ¿cómo fue la experiencia en términos de riqueza y profundidad sensorial? Una meditación dirigida se sentirá aburrida e insípida, y probablemente faltarán los datos sensoriales – quizá los visuales estarán seguros, pero habrá poco olor o sabor y posiblemente ningún sonido. Un verdadero viaje se sentirá confortable, auténtico. La lluvia se sentirá húmeda. La nieve fría. Las flores de primavera olerán bien. La bosta de caballo hederá. Caminar le cansará al extremo, un baño caliente será agradable y una pelea causará dolor. También habrá esa sensación indefinible de estar en otro sitio. Algunas veces hay otros signos que sí comprueban que uno ha estado fuera de su cabeza. Personalmente he traído heridas conmigo de regreso al mundo físico; los cambios físicos verificables reales han ocurrido. Inversamente he arreglado el mundo físico Allí Afuera.

Y por último: ¿hubo alguna gran batalla que usted ganó? Esta es una de esas narraciones que surge constantemente dondequiera que algunos ocultistas se reúnan para intercambiar historias y compararlas. La historia usual es más o menos así: "Me proyecté astralmente en (escriba aquí el reino o ámbito divino), donde me encontré a (escriba el nombre de la deidad), quien me exigió (escriba los productos o servicios, por ej., me demandó tener sexo con ella). Naturalmente rehusé, así es que (escriba el nombre de la deidad) intentó intimidarme y comenzamos a pelear. Fue una batalla terrible, pero adopté mi forma de (escriba el nombre del animal de poder) y fácilmente la derroté". Puntos extras para los que luchan con Deidades múltiples, y premio especial para aquellos que han violentado y/o matado al Dios. Usted es un espeluznante mago y todos nosotros quedamos terriblemente impresionados...

Si esta es su historia, amigo, usted nunca ha salido de la piscina de los niños. Intente entonces no mearse en ella si los Niños Grandes alguna vez aparecen en su vida.

 

Aquí llegan las arañas

El lado opuesto de esto último es la excepcionalmente dolorosa, traumática y dañina experiencia en manos de seres generalmente considerados como cariñosos y positivos. Esto no es broma. La experiencia puede ser demoledora. Se necesita por consiguiente no descartarlo como "no real". El dolor es real. Cuando algo como esto ocurre, es común que el mago se sienta completamente traicionado. El/Ella puede creer que las entidades con las que estaba trabajando han estado ocultando su "verdadera naturaleza", la cual ahora ha sido descubierta a un alto costo; se puede llegar a creer que el panteón o familia de espíritus son en realidad demonios o aliens, crueles, hostiles y peligrosos.

Lo que se debe hacer en este caso no es trivializar o minimizar la experiencia misma, sino considerar si las entidades involucradas fueron quienes el mago pensaba que eran. Si millones de personas adoran a una familia de espíritus y piensan acerca de ellas como cariñosos y positivos, las ven enriqueciendo sus vidas, acuden a ellas por ayuda y socorro en los tiempos difíciles, luego parecería inverosímil que todas esas personas hayan sido simplemente ilusas y tontas, con vendas sobre sus ojos durante siglos y de repente por una extraña razón se revelan ante un mago como usted, con su verdadera y maligna naturaleza.

Es muy importante pensar acerca de las circunstancias que ayudaron a producir la experiencia negativa. Hay una muy importante pregunta a hacerse ante tal desastre, la cual es a menudo evadida o evitada: "¿ha tomado usted drogas?".

Tomar drogas es una práctica auténtica del chaman con un gran y noble pedigrí. Desde amanita muscaria destilada vía el tracto urinario de un reno en las tierras heladas del Norte de Europa, hasta la ayahuasca en las selvas de Brasil, a través de todas las razas, naciones y períodos de la historia, las personas han estado tomando drogas para acercarse y lograr contacto personal con sus Dioses. No hay nada de malo o erróneo acerca de tomar este tipo de enteógenos como una práctica espiritual. Pero el uso de drogas parece predisponerlo a uno a ir más allá de lo profundo de la mente y así comenzar a delirar acerca de que X panteón es en realidad un enjambre de terribles demonios insectos que viven más allá del velo de la realidad. Si los Terribles Demonios Insecto son reales o no, es una cuestión discutible. Lo que es importante a tener en mente es que tienen poca probabilidad de ser las Formas Verdaderas de X Panteón que sólo usted, el psiconauta sabio y perceptivo, ha podido descubrir. Por favor, tome en cuenta que la privación de sueño, ayuno, el hacer ejercicio hasta sufrir un colapso y el estrés emocional serio son todos básicamente lo mismo que drogarse. Úsese con respeto.

También son importantes las circunstancias de vida bajo las cuales la experiencia ha ocurrido. Si usted experimenta sacudidas graves – está cambiando de trabajo, de casa, divorciándose, casándose, etc. – es a menudo sabio tomarse una pausa con sus prácticas a fin de adaptarse a los acontecimientos en el mundo físico. Esto es importante aun si usted no se da cuenta de sentirse estresado. El estrés puede acercársele inadvertidamente; es como un gas de combate, cada incremento de la dosis mortal es apenas detectable hasta que uno se ha ido... o hasta que la colisión llega. Si su corazón se parte y su mente está bajo presión intolerable, no es una sorpresa que el daño emocional pueda manifestarse como una experiencia negativa con el ser del tipo Terrible Demonio Insecto con el que anduvo jugando.

Finalmente, me gustaría recordarle a todos una vez más que una experiencia negativa no es necesariamente una prueba de que un dios o espíritu es malo y está acechándolo para torturarlo hasta límites insospechados. Tal como un Dios de amor puede prodigarle amor y un Dios de Sanación puede curar sus males, si usted se empeña en salir a conocer un Dios de Guerra, no debería estar demasiado sorprendido si tal Dios eligiera darle un puñetazo en la cara o le corte a tajos una extremidad o dos... ¿No le gusta la idea? Quédese en casa.

Una palabra aquí se hace necesaria con respecto al tema de las relaciones entre humanos y Deidades. Una cosa que nunca va a ser lo suficientemente recalcada, y que es pasada por alto por una buena cantidad de magos, y es que los Dioses y espíritus no están allí simplemente para nuestra conveniencia. No son maestros de escuela superdimensionados cuyo trabajo es sujetar su mano y persuadirlo amablemente y con ruegos a lo largo de su educación. Son vastos, antiguos y potencialmente peligrosos. No se trata de simplemente aparecer de pronto en el umbral del Dios y exigirle de que se haga cargo de su problema.

En mi experiencia algunas veces no tiene mucha importancia si usted cree o no en la existencia literal, objetiva de la Deidad. Usted podría haber decidido que está trabajando con arquetipos o "formas divinas" pero Ellos bien pueden elegir aparecerse como seres reales ante usted de todas formas. Ellos son más viejos que usted, y han tenido considerablemente más práctica en ser reales que la que usted ha tenido en no creer en Ellos. El efecto que los varios tipos de trabajo de una Deidad pueden tener en su vida es ciertamente muy real. Es importante por consiguiente adoptar una actitud franca antes de profundizar en la relación.

Aunque hay personas que hallan que sus Dioses los han seleccionado entre sus iguales – ciertamente, muchos sugerirían que la mejor forma para empezar una relación con una Deidad debería ser dejándola venir a usted – en términos generales, usted es el que se metió en esto. Usted llamó a la puerta. Usted hizo la primera movida. Es casi imposible que una Deidad le metiese a la fuerza en cualquier asunto. Es entonces de su incumbencia no actuar como un idiota. Éste no es un buen lugar para resolver sus asuntos con la autoridad. Usted no se pondría a estudiar un arte marcial y luego se enojaría porque el Maestro lo puso en la colchoneta un par de veces, ni se enrolaría en un curso de albañilería y luego se quejaría porque le han hecho ensuciarse las manos, o iría a proveer de comida y bebida a la facultad, poniéndose de mal humor porque tuvo que cocinar. Crezca, logre sobreponerse a lo que le haya pasado y siga adelante. La hora del recreo terminó.

 

Los Dioses pequeños

Ahora vamos evaluar las comunicaciones con otras clases de espíritus.

thecraft07Desde la perspectiva animista, el mundo está plagado de espíritus. Viven en la tierra, en las rocas, en los bosques; viven en la ciudad, haciendo sus casas en los lugares más insólitos. Los espíritus del árbol y los del semáforo, de la caverna y de la estación de autobuses. Quizá su espíritu guía es de esos que revolotean en su hombro. Los muertos moran en los cementerios; sus antepasados yacen en los mundos más allá, soñando con el día en que usted los recuerde y los busque. Todos ellos están allí afuera, a la espera de que usted los encuentre. Otra vez, está fuera del alcance de este ensayo ahondar cómo establecer dicho contacto. La mitad de las veces los muy desgraciados parecen justamente aparecer y comenzar a mordisquear su oreja aunque usted no lo quiera, pequeños pervertidos!

Vamos a suponer, para ser breves, que usted ya ha logrado el contacto de alguna forma u otra y que a una de las partes le gustaría continuar y ahondar la relación. En resumidas cuentas: preste atención. Esté alerta a los mensajes de los espíritus. Hablan en muchas voces. A través de las conversaciones oídas a medias en el autobús, los estéreos del coche, las melodías de los ringtones. Hablan a través de las noticias dejadas en la basura, tirados en la acera, colgados sobre los carteles del camino. Hablan a través de los graffitis - los ciudadanos del mundo de los espíritus son prolíficos. Si usted tiene tiempo para aprender las runas, las encontrará útiles. Las Runas están en todos los rincones de la ciudad.

Tanto los espíritus de la tierra y la ciudad como los Dioses utilizan el mismo mecanismo, de muchas maneras diferentes. Si las cosas van bien, usted verá los resultados en su vida cotidiana. Usted tendrá más suerte; las cosas buenas vendrán a usted mientras los problemas al azar serán reemplazados con el tipo de conflictos significativos, importantes pero a los que se le puede sacar ventaja. Si las cosas salen mal, habrá malestar. El accidente atípico que destroza completamente su coche, los encuentros aleatorios con personas que quieren joderlo o alterar su vida, etc. Esto es en realidad algo que sólo usted puede aprender a partir de la experiencia.

 

"¿Eres de Luz?"

Aun si usted utiliza la técnica de oir voces en su cabeza u otros métodos de comunicación, es una buena idea vigilar lo que realmente está ocurriendo en su vida. Al igual que con los Grandes Dioses, los resultados son un indicador más seguro de su éxito que lo que las voces en su cabeza puedan o no decirle. Hay personas que aunque sus vidas estén patas para arriba se contentan con seguir preguntando a los espíritus invocados en la tabla Ouija "¿Eres un espíritu de Luz?”.

Hay tanto de erróneo con la pregunta "¿Eres de Luz?" y sus variadas y diferentes versiones que uno no sabe por dónde comenzar...

Estamos otra vez ante el viejo problema de si tratamos con una fuerza externa o un aspecto interno de la propia mente del mago que está actuando como si fuera independiente. La inmensa mayoría de las personas que reportan contacto con espíritus en el mundo de habla inglesa parecería caer en la última categoría. Ellos no tienen ninguna duda de estar comunicándose con las ficciones imaginarias de su mente – aquello que está a sólo un pelo por debajo del pensamiento consciente. Entretenido, posiblemente hasta productivo si uno se ha acercado dentro de sus límites naturales, pero no el depositario de sabiduría y conocimiento de sí mismo que la mente profunda puede otorgar.

Preguntarle a algo que usted mismo ha creado "¿eres de los buenos o de los malos?" es una inutilidad. Las personas que creen desde sus corazones que son merecedores de amor, afirmación y soporte oirán mensajes de amor, afirmación y soporte; las personas que están convencidas de que son malos y sin valor oirán mensajes acordes a sus creencias.

Si usted se ha conectado con un espíritu real, eso de "¿eres bueno o malo?" es también una pregunta tonta. No hay una Convención de Ginebra cósmica que todos los espíritus deban acatar. Esas cosas pueden mentir, son de lo más tramposo que existe y lo más probable es que lo engañen.

Bajo cualquier circunstancia, todo lo que usted oiga de parte de los espíritus va a necesitar un acercamiento racional aparte de vigilar la dirección hacia la que va su vida. Podría sonar obvio pero hay personas tan confiadas que harán cualquier cosa que los espíritus les digan, incondicionalmente. Digamos que su espíritu le dice que le deje un par de monedas más al camarero que lo ha atendido - bueno, por qué no, son solo un par de monedas. Si por otra parte su espíritu le dice a usted que deje su puesto y se mude al otro extremo del país, usted necesitaría evaluar eso de una forma diferente. Si recibe instrucciones de hacer algo drástico, obtenga amplia confirmación primero. Hable con sus amigos, hable con las personas en quienes usted confía más para darle una valoración realista de lo que está ocurriendo; consúltele a su método adivinatorio preferido. Evalúe la situación de una manera bastante dura teniendo en cuenta sus deseos y motivaciones. Hasta si usted fuera lo suficientemente afortunado como para tener una hotline con alguien poderoso, previsor y genuinamente cariñoso, ¿estaría usted tan seguro de la verdadera pureza de tal contacto? Todos somos propensos a las interferencias, las vocecitas de los buenos deseos, los miedos, el odio a sí mismo, las miles de ansiedades, dependencias, fetiches y preocupaciones, todo preparado para cerrarnos el paso e inducirnos al error de un momento a otro. Sólo el tiempo y la experiencia le pueden enseñar la diferencia, y así mismo usted nunca se volverá infalible.

 

Y finalmente…

Si tuviese que resumir mi propuesta de evaluar mi práctica en una sola frase, esa frase sería "¿qué ocurre si todo esto fuera una sarta de tonterías?" ¿Qué ocurriría si me despertara y me diese cuenta que completamente todo, el espectro total de mi experiencia mágica y espiritual, fuese una falsa ilusión? ¿Estaría igualmente contento con los recursos invertidos a favor del impacto global en mi vida, mi carácter, la forma como me relaciono con el mundo? Si usted no puede ver su progreso y no puede decir "soy más fuerte, más sabio, más amoroso, y en conjunto una persona más efectiva que lo que era antes de introducirme en esta mierda", entonces necesita ordenar algo o deshacerse de todo esto. Si puede, hágalo y buena suerte. Así de sencillo.

 


Fuentes

Originalmente publicado en la extinta Zona de Caos. Corregido por Astrid Griesser.


Enviado por: Astrid Griesser

31 artículos publicados

Visto 3026 veces



Tags:

Magia Prácticas Resultados Trabajos


Participa

Habitantes del Caos es una comunidad abierta a nuevos participantes que quieran colaborar con artículos propios o publicando aportaciones interesantes.

Registrarse