Habitantes del Caos

San Cipriano: Santo de los Necromantes


 

san_cipriano_obispo_y_martir_-_16_de_septiembre

 

Introducción

 

Ninguna figura en la Cristiandad Católica está rodeada de más misterio y confusión que el más oscuro de los santos, San Cipriano. Aunque fue uno de los santos menos conocidos, San Cipriano fue considerado el patrono no oficial de paganos, magos y necromantes durante muchos siglos. Eventualmente, sin embargo, fue removido del calendario oficial del santoral Católico. A pesar de esta aparente degradación, San Cipriano continúa atrayendo una fuerte devoción y seguidores, y cautivando las mentes de quienes lo ven como un punto de síntesis entre la religión de la iglesia y las artes prohibidas.

Contrario a esta posición única como santo y hechicero, hay muy poco escrito sobre él. Este texto intenta remediar esta falta de conocimiento ya que dentro de estas páginas hay información recogida directamente de la comunión con San Cipriano mismo, así como también conocimiento pasado desde otros devotos del santo de los necromantes.

 

La Historia, la Leyenda

 

A menudo confundido con San Cipriano de Cartago, San Cipriano de Antioquía fue un poderoso hechicero pagano, que vivió en el corazón del mundo Helenístico durante finales del siglo tercero. Fue connotado por su destreza haciendo pociones y por su maestría sobre los habitantes de los reinos infernales. Tenía una reputación de no sólo ser un versado hechicero, sino uno que prestaría sus habilidades a quienes tuvieran el dinero para costearlo.

La historia cuenta que fue contratado por un cliente para ganar los afectos de una joven cristiana llamada Justina. Ahora, algunos dicen que empleó sus artes para ganarse a Justina en nombre de su cliente, mientras que otras leyendas alegan que lo hizo en su propio nombre, ya que su corazón deseaba a la bella virgen. En cualquier caso, se dice que conjuró a sus demonios y los envió tras Justina. Cuando los demonios llegaron con las garras extendidas, Justina los rechazó y desterró meramente haciendo la señal de la cruz. Asombrado por cuán fácilmente sus poderes fueron frustrados y tocado por la fortaleza de su fé, el hechicero renunció a sus modos y se convirtió en un devoto cristiano, eventualmente convirtiéndose en el Obispo de Antioquía donde se alzó a la fama por sus milagrosos dones de espíritu.

Durante la persecución del Emperador Diocleciano, Justina y el Obispo Cipriano fueron ambos capturados y torturados -en un caldero hirviente según algunos- y posteriormente decapitados. Debido a su inquebrantable fe, sus vidas milagrosas y la condición de martirio, ambos fueron elevados a la santidad.

A pesar de los explícitos tonos religiosos de la historia y leyenda de San Cipriano, como figura siguió cautivando las mentes de muchos a medida que diversas leyendas atribuidas a él surgieron a través de Europa y más tarde en el Nuevo Mundo.

La más prominente de las leyendas referidas a San Cipriano indicaba que aunque su conversión fue auténtica, no renunció a sus modos de hechicero y continuó practicando como necromante desde dentro de la iglesia, usando su arte a beneficio de su gente. Se rumorea incluso que debido a su íntimo conocimiento de los espíritus fue el autor de varias oraciones de exorcismos registradas en el Libro de Oraciones Sacerdotal.

En todas las leyendas San Cipriano permanece como un vínculo único entre las prácticas de la Iglesia y las prácticas de lo Oculto. Más importante, San Cipriano demuestra el elemento paradójico de la Cristiandad popular que abraza las artes mágicas.

Sus leyendas cobraron vida propia mientras empezaron a emerger libros atribuidos a su autoría. En los países nórdicos surgieron los Ciprianus, un texto de magia popular escandinava que se volvió integral a la Trolldom y las prácticas mágicas nórdicas. En España y Portugal, el Libro de San Cipriano se volvió un elemento esencial en la biblioteca de la bruja y el hechicero. De manera interesante los textos atribuidos a San Cipriano varían grandemente en sus contenidos; algunos eran libros de magia popular, algunos oraciones e instrucciones para sacerdotes sobre cómo lidiar con demonios y espíritus y otros contenían ritos oscuros de naturaleza macabra. Más allá de su contenido, o tal vez debido a que extendían su leyenda, los variados libros atribuidos a San Cipriano se volvieron tremendamente populares. Fue a través de estos libros populares de España y Portugal que San Cipriano hizo el viaje atravesando el Atlántico y encontró su hogar en el Nuevo Mundo.

En América Central y Sudamérica San Cipriano floreció plenamente como el santo de los hechiceros y los practicantes espirituales y como tal fue figura prominentemente en obras que giran en torno a romper maldiciones, controlar espíritus y demás actos de maestría esotérica.

En América Central el Libro de San Cipriano se volvió un grimorio muy buscado, teniendo una variedad de ediciones atribuidas a él, cada cual llena de secretos de hechicería que son empleados en magia negra. A menudo es peticionado por curanderos y curanderas intentando romper maldiciones de brujas o llamado para domar espíritus rebeldes. También figura prominentemente en el culto de la Santísima Muerte, donde es reputado como uno de los pocos santos con el poder de templar su influencia a través del uso del amparo.

En Sudamérica su presencia en las prácticas espiritualistas de Brasil y Venezuela es bastante grande, pues juega un papel en el Candomblé, Umbanda y otras tradiciones mágico-religiosas. También tiene una conexión única con el misterioso culto de Kimbanda, donde es asociado con el poderoso Exu Meia Noite, quien muchos consideran fue el guía de San Cipriano.

Durante bastante tiempo San Cipriano fue para el hechicero Europeo lo que Salomón para el mago del Medio Oriente: una figura legendaria de poder y fuerza mágica a ser emulada. Mientras su popularidad ha decrecido en el resto de Europa, su influencia continúa en las prácticas mágicas de España, Portugal y los países de Latinoamérica. Es a estos países hacia donde nos volvemos para aprender a comulgar con él.

 

Símbolos Asociados con San Cipriano

 

Hay una variedad de símbolos y objetos que son a menudo asociados con San Cipriano y que se han desarrollado junto con su leyenda.

El color púrpura es asociado con este santo, aunque el rojo, blanco y el negro pueden hallarse en algunas variaciones regionales. Es más común sin embargo, ver velas púrpuras o blancas dedicadas a él, o manteles de altares con los mismos matices.

Es también común hallar crucifijos y rosarios en su altar y en algunos casos un pequeño caldero de hierro. El caldero es más comúnmente encontrado entre practicantes de Sudamérica donde su imagen es presentada de pie frente a un pequeño caldero flameante, quizás aludiendo a su tortura a manos de los hombres de Diocleciano. En estas tradiciones las ofrendas y oraciones son a menudo dejadas en el caldero y colocado frente a su imagen.

Junto con estos elementos tradicionales de devoción, muchos han encontrado que San Cipriano se halla cómodo con la imaginería de lo oculto. Rodearlo con libros de magia, grimorios, varitas y bolas de cristal es habitual, ya que todos estos elementos resuenan con este santo, muy en su casa con lo esotérico y lo mágico.

Muchos santos son asociados con días y números específicos. San Cipriano no es la excepción. El número nueve está fuertemente conectado con este santo, sus seguidores a menudo dejan nueve ofrendas o ex votos cuando les son otorgadas sus peticiones. Su día de la semana es el sábado y su día de fiesta el 26 de Septiembre, que fue el día en que fue martirizado.

Usando una combinación de símbolos que resuene fuertemente con San Cipriano, uno puede empezar a armar un altar o santuario que entonces actuará como un medio para desarrollar una fuerte compenetración y conexión con él.

 

Empezando a Trabajar con San Cipriano

 

El trabajo con San Cipriano gira en torno a la dedicación de un altar o santuario a él. Mientras que está dispuesto a intervenir según sea el caso particular, muchos de sus seguidores creen que otorgarle un espacio dedicado es la mejor manera para contactar con este, a veces, reservado santo. Sus altares varían de región en región, pero sus devotos casi siempre tienen un espacio dedicado a él.

Disponer un altar a San Cipriano generalmente consiste en colocar una imagen o estatuilla del santo, velas, una copa de agua y rodearlo con sus colores.

Con intención, dedica una superficie a San Cipriano, cúbrela con un mantel o tela de altar, coloca su imagen y delante de la imagen coloca una copa llena de agua fresca. Decora el altar con imaginería ocultista para personalizarlo a la vez que lo hará resonar con este espíritu. Puedes dejar tus grimorios, bolas de cristal e implementos mágicos cerca de su imagen también.

Una vez que has dispuesto el espacio, puedes dedicarlo a él y llamar a su presencia en tu vida, de la siguiente manera:

 

 Materiales requeridos:

En un sábado arrodíllate frente a su altar y golpea en la superficie nueve veces llamando su nombre tras cada golpe. Enciende la vela púrpura y colócala frente a su imagen y a la derecha.

Coloca la copa de agua al frente y a la izquierda de su imagen. Juntas deben formar un triángulo, mirándolo desde arriba.

En el centro de este triángulo y justo delante de la imagen coloca el carbón y brasero. Enciende el carbón con la flama de la vela, ponlo en el brasero y espolvorea el franquincienso sobre el carbón encendido.

A medida que el humo del incienso se eleva, ora sinceramente a San Cipriano. Pídele que acepte tus ofrendas y que esté contento con ellas. Pídele que bendiga tu altar y que se vuelva una presencia en tu vida.

Usando un ventilador o el reverso de tu mano fumiga tu altar, dejando que el humo serpentee y dance alrededor del altar.

Este simple rito dedica el altar a San Cipriano. De ahí en adelante has de cuidar el altar. Colocar una nueva copa de agua cada sábado, vaciando la copa sobre tu jardín o una planta. Deja ofrendas y velas cuando sea necesario y pasa tiempo en meditación y oración con él. El cuidado del altar desarrolla una relación entre tú y el santo y por tanto deberá ser hecho con enfoque, dedicación y amor.

Las ofrendas a San Cipriano pueden darse en ocasiones especiales, como su día de fiesta, tal como un ex voto o pago por favores concedidos o para honrar al santo y agradecerle por su presencia. Incienso, vino, copas de agua y velas son las formas más comunes para sus ofrendas. El incienso puede ser resinas como Francoincienso o Mirra, que son las usadas usualmente en Portugal y España, o Copal, que es comúnmente usado en América Central. Algunos gustan de incluir Acacia en la mezcla de incienso. Dada su conexión con el número nueve alguna gente deja nueve ofrendas, o de nueve en nueve.

Mientras que hay ofrendas estándar y ex votos específicos a varios santos que se han desarrollado junto a sus leyendas, la mejor aproximación es una guiada por el espíritu mismo - comulgar con San Cipriano involucra no sólo pedir por lo que tú quieres, sino preguntarle qué quiere él de ti. Mientras que muchos encontrarán que aprueba las ofrendas tradicionales, hay ocasiones en que el santo pedirá por algo más, como un peregrinaje a un santuario o un milagro votivo u otras ofrendas específicas.

Al entregar fielmente ofrendas al santo a cambio de sus intervenciones, cuidar atentamente de su altar y pasar tiempo en oración con él, uno desarrolla una fuerte relación donde este poderoso hechicero convertido en santo se vuelve no sólo un gran aliado, sino un guía y maestro también.

Trabajar con santos en prácticas mágicas es una característica única y popular presente en variadas culturas y trabajar con San Cipriano en tal forma no es excepción. Adicionalmente a la variedad de hechizos registrados que son atribuidos a San Cipriano hay una variedad de trabajos mágicos específicos que son empoderados directamente por el santo.

 

Amparo con San Cipriano

 

Un amparo es un pacto y una técnica usada comúnmente en las prácticas Latinoamericanas del curanderismo, aunque también ha sido adaptado al hoodoo y rootwork. Toma la forma de un talismán protector usado usualmente para escudar a quien lo pide con el poder de santos específicos. San Miguel y San Cipriano son dos de los santos más comunes con quienes trabajar en la creación de amparos. Un amparo es usado también antes de trabajar con espíritus peligrosos. Tal como en la magia ceremonial occidental el mago traza un círculo de protección, el curandero y el rootworker pueden hacer un amparo.

En este rol, figuran prominentemente en el culto de la Santísima Muerte. Los devotos de Santísima Muerte a menudo harán un amparo con San Cipriano o San Miguel antes de trabajar con ella, ya que el amparo ofrecerá protección y templara su muchas veces sobrecogedora presencia.

Además de ser usado antes de lidiar con espíritus volátiles, los amparos pueden hacerse para protegerse del daño y los maleficios.

 

Materiales requeridos:

Toma la foto y unta las cuatro esquinas y el centro con el aceite. Coloca esta foto en el medio de las dos cartas de oración de San Cipriano. Asegúrate que la imagen de San Cipriano esté mirando hacia afuera, de manera que cuide por delante y por detrás. Toma el hilo rojo y ata todo junto el paquete, asegurándote que el hilo haga una cruz, yendo hacia arriba y abajo como también hacia ambos lados.

Coloca este paquete bajo la vela blanca que has untado con el aceite. Enciéndela y deja que arda mientras oras desde el corazón por protección. Lleva el amparo contigo.

El amparo es uno de los talismanes protectores más poderosos usados en la magia popular. Algunos incluyen hierbas protectoras en la fórmula, colocándolas entre las cartas de oración con la fotografía. Otros llevan algún trazo de la persona por quien se hace el amparo. Esto puede incluir cabello u otras conexiones personales.

 

Ofrendas a San Cipriano

 

Cada uno de los trabajos presentados en este texto gira en torno a la intervención y ayuda de San Cipriano. Mientra que muchos de los hechizos incluyen vocalizaciones tradicionales, oraciones, y rezos, es igualmente importante pasar un tiempo durante el rito vocalizando tus deseos directamente desde el corazón. Durante esta oración es esencial que se haga un voto al santo. Ofrece algo de vuelta por su ayuda. Ejemplos de qué ofrecer se muestran en la sección sobre el simbolismo y las herramientas del trabajo con San Cipriano.

Una vez que el bendito santo y necromante se ha manifestado y otorgado la petición, es importante darle lo debido. Mantener tu parte del pacto asegura una relación favorable y hará que el espíritu esté más inclinado a ayudarte la siguiente ocasión.

 

Conclusión

 

San Cipriano como figura, representa el punto de encuentro entre la religión y las artes prohibidas, recordándonos que las lineas entre religión y magia no están siempre claramente trazadas. Aunque es un santo, puede actuar como guía al inframundo y como maestro de la magia. Mientras que su rol como santo de los necromantes y los hechiceros puede ser censurado por las autoridades de la iglesia, él continua viviendo como una poderosa presencia en las vidas de sus devotos; hombres y mujeres que transitan la linea entre el reino de los cielos y las puertas del infierno.

 

 19055654_10209325788957291_2805003665994982557_o

 

Texto original: ConjureMan Alí

Traducción: Juan Hong Meng

 

 

 


Fuentes

Saint Cyprian: Saint of Necromancers, ConjureMan Alí  http://www.hadeanpress.com/2011/10/saint-cyprian-saint-of-necromancers/


Enviado por: Juan Hong Meng

19 artículos publicados

Visto 11837 veces



Tags:

San Cipriano Necromancia Magia popular Sincretismo Santos Brujería


Participa

Habitantes del Caos es una comunidad abierta a nuevos participantes que quieran colaborar con artículos propios o publicando aportaciones interesantes.

Registrarse