Habitantes del Caos

TOPY: Sobre el ejercicio


Material para lograr estar más relajado y ser más capaz para las prácticas Mágicas

Templo de la Juventud Psíquicka (T.O.P.Y.)

 

topy

 

Quizá hayas notado que los libros acerca de la Magia, a pesar de ser muy interesantes, en algún momento siempre terminan recomendando ejercicios muy aburridos que aparentemente debieras practicar a diario si deseas llegar a las interesantes alturas mágickas que los expertos han escalado. Ellos suelen ser muy autoritarios al respecto y los ejercicios producen un verdadero hastío. ¡Casi provocan que yo abandonara la Magia para siempre!

Bien, estoy de acuerdo en que es una buena idea adquirir estas habilidades. Te sentirás más cómodo y con la mente más despejada como resultado de ellas. Y por lo tanto, serás capaz de hacer que un ritual sea más efectivo. Todas estas prácticas adquirirán más sentido y además tendrás la posibilidad de divertirte con tu mente.

Pero no encuentro razón que justifique que el adquirir estas habilidades deba ser necesariamente una tarea tan poco motivadora. Cuando hablas con gente es muy buena para la magia, casi sin excepciones admiten que realmente la pasaron mal en el proceso de apropiarse de estas capacidades. ¿Hay algún motivo para que todos deban sufrir esto?

Pero... ¿Cuáles son estas habilidades de las que estamos hablando?

En orden ascendente de dificultad son:

• Centrarse

Meditación

• Visualización

Desde luego, existen muchas otras capacidades que pueden ser añadidas a estas, pero casi sin excepción es necesario dominar estas tres antes de practicar las otras (como la Qaballah, la proyección astral, srcying, etc...). Avancemos en estas habilidades una por una.

 

 

Centrarse:

Esto es verdaderamente muy sencillo, aunque reciba una gran cantidad de nombres distintos. Básicamente es llegar a un estado similar al que sientes cuando estás cómodo, con los cinco sentidos enfocados en una suerte de círculo a tu alrededor. Te sientes balanceado y seguro. Es conveniente comenzar las prácticas de magia desde este punto; cuando te sientes asustado, bajo presión o inseguro, en cualquier momento de tu vida, aquí es donde podrías intentar llegar. En cierto nivel es un poco extraño, pero cuando más balanceado y centrado internamente te sientes, más mágicko te sientes también. Es por eso que los viejos textos ocultistas le dan a este estado nombres como "El lugar de nacimiento del Alma", aunque no se sienta así la mayoría del tiempo. La forma más rápida de centrarse es respirar muy profundamente, suspirando un poco (o mucho, si es que podés hacerlo) al exhalar. Presta atención a tu estomago si lo sientes tenso o nervioso, necesitas respirar más profundamente y durante más tiempo. En lo que se refiere a la parte mental, debes sentir como si estuvieras mirando tus propias reacciones y pensamientos, de modo que puedas identificar qué está sucediendo con tus emociones. Probablemente sea casi imposible hacer esto con perfección absoluta, a menos que seas un Yogui avanzado, pero el proceso de intentar hacerlo es ya suficiente para calmarte, hacerte sentir en paz (o al menos, bastante más calmado que cinco minutos antes de comenzar). La idea es hacerlo hasta el punto en que lo "suficientemente bueno", y seguramente lo encontrarás disfrutable y querrás continuar. A propósito, esta misma técnica tal vez ya te es conocida: es enseñada desde a Cristianos Evangélicos, hasta a Consultores Ejecutivos y trabajadores de salud... ¡Pero es Magia de todas maneras!

 

 

Meditación:

El centrarse es esencial, y también es muy fácil lograrlo. La meditación es un poco más difícil, pero tampoco es tan complicada como algunos creen que es. La encontrarás de gran utilidad también. El objetivo de la meditación, básicamente, es entrenar tus músculos mentales para que puedas enfocar tu mente donde tu voluntad te indique. Más que nada se trata de empujar hacia afuera los pensamientos que no quieres en tu cabeza para que puedas obtener más energía desde tu centro. Toma la estática de la paz que sentiste mientras te centrabas e intenta expandirla para sentirte mejor. Más que nada es decidirse a hacerlo, algo así como si dijeses: "No, no voy a dejar que esto se interponga en mi momento de paz y goce". Ten en cuenta que no necesitas estar absolutamente enfocado, casi todos sentimos este mismo estado en algún momento de cada hora que estamos despiertos. Tampoco es conveniente que intentes sacar los pensamientos de tu cabeza a las patadas. Aquí hay una manera sencilla:

  1. Colócate en un lugar razonablemente silencioso. Un lugar donde sepas que nadie va a molestarte, al menos no durante los próximos 15 minutos. Apaga las luces; si es posible ilumina levemente el ambiente con una vela, no es necesario tampoco que armes un espacio demasiado extraño, incluso puede ser mejor si no lo haces.
  2.  Siéntate en una silla de respaldo recto cómoda, o contra la pared. Es mejor no hacerlo acostado, aunque es aconsejable que estés seguro de no estar en una posición en la que te puedas caer cuando empieces a 'irte'. Si eres capaz, hazlo en una posición de Yoga, o incluso en la posición del loto; eso es muy bueno, pero no creas que es estrictamente necesario.
  3.  Respira profundamente al menos diez veces, con los ojos cerrados, mientras te enfocas en centrarte.
  4.  Deslízate suavemente en "la seda negra del no-pensar", como un escritor lo definió. ¿recuerdas como te sentiste cuando te cautivo alguna música con ritmos de trance? ¿O cuando estabas soñando despierto en la escuela mirando la nada por la ventana? Algo parecido es lo que estamos buscando. Ahora tu cerebro buscará darle a tu mente consciente pedazos de memorias y recuerdos, información, etc. al igual que como tiende a hacer en cualquier momento normal. Tu trabajo será decirle algo así como: "No, gracias, no estoy pensando en eso, estoy pensando en la sensación pacífica y calma que llega desde mi cuerpo relajado. Especialmente mi estómago." Y debes gentilmente empujar los pensamientos hacia un lado. Más tarde tendrás tiempo para volver a lo que tu cerebro informaba, tu cerebro no va a olvidárselo, ahora dedícate a pensar acerca de la sensación de paz que llega desde tu centro. Simplemente siente como estás equilibrado.
  5. Continúa durante tanto tiempo como desees. No te preocupes si necesitas seguir empujando pensamientos hacia afuera, esto es muy natural al principio; tan solo intenta recapturar la sensación de equilibrio. Si no lo estás disfrutando, entonces ¡algo está saliendo mal! Entonces, busca esa sensación de equilibrio e insiste en retornar a ella cada vez.

     6.  Cuando ya hayas tenido suficiente, respira profundamente un par de veces más para despertarte. Si deseas utilizar cosas como videos de meditación, o incluso un cuadro o una escultura, no hay ningún problema; pero comienza por sentirte equilibrado, esto es lo único importante.                                                                                      

Debes tener auto-disciplina para la meditación; tienes que encontrar la manera de disfrutarla y decidirte a continuar con ella durante un tiempo con el objetivo de mejorar. Si puedes hacerlo durante cinco minutos diarios, eso está bien. Si tan solo te es posible hacerlo durante cinco minutos dos veces por semana, también sirve. Intenta tomar notas al respecto la primera vez que lo haces y vuelve a hacerlo tras algunas semanas, así podrás verificar tus propios progresos. No es difícil, tan solo se trata de llegar a un estado placentero. También hay otras cosas de las cuales al principio no serás del todo consciente:

• Tu Poder de Voluntad se está disciplinando, se torna más efectivo, porque estas intentando DECIDIR llegar a ese estado de placer y calma. Esto es tan útil para la Magia como para el resto de tu Vida.

• Estás activando el centro (tonificando el músculo mental), así que cada vez que vuelvas al ejercicio, más lo disfrutarás.

• Estás reclamando tu Tiempo. Son tan solo cinco minutos, pero son absolutamente tuyos. Te estás ocupando de vos mismo, haciéndote más feliz y fuerte.

Una vez que hayas dominado la meditación, y eso no significa que seas perfecto en ella, tan solo que te sientes seguro como para usarla para todo tipo de técnicas mágickas, podrás construir sobre ella otra técnica que es incluso más útil:

 

Visualización:

Esta es la habilidad más importante para gran parte del trabajo mágico, y también es la responsable de que mucha gente renuncie a la magia por frustración. La gente te dice que cierres los ojos y hagas un dibujo en tu mente... ¡desde luego que no vas a poder! Tan solo vas a ver oscuridad. Pero en realidad es mucho más sencillo que esto. Pero antes que nada... ¿Por qué es tan importante? Piénsalo así: si no puedes imaginar cómo es algo, entonces mucho menos podrás imaginar como deseas que cambie. Si estás intentando acceder al material que está bajo llave en tu mente subconsciente y en la estructura de tu cerebro, no puedes hacerlo sin recurrir a vuelos imaginativos que gatillen su apertura y salida. Entonces, no importa qué tipo de magia estés practicando o desees practicar, saber cómo visualizar es increíblemente útil. La visualización no es nada más ni nada menos que la imaginación. Claro, la imaginación es un lugar amplio, pero no es necesario explorar hasta su último rincón (o ser un artista hiper-imaginativo); basta con un poco de visualización. Tan sólo debes usar un poco de ella. Otra idea útil para entender como es la visualización, es el 'soñar despierto'; tan sólo que sería algo así como 'soñar despierto' bajo tu propio control consciente. Algo así como estar razonablemente atento a lo que sucede a tu alrededor y aún así seguir soñando con esa persona especial (o ese vaso de cerveza especial) que está tras la esquina. La idea es que puedas pensar en la magia y aún saber conscientemente dónde te encuentras. Con el tiempo, serás capaz de visualizar cualquier cosa que desees en el cuarto y podrás 'prender' o 'apagar' la visualización según tu voluntad, pero no es necesario que logres esto cuando recién empieces. Esta es una forma de comenzar:

  1. Céntrate
  2. Comienza la meditación (por ejemplo: persigue esa sensación agradable, con delicadeza haz todos los demás pensamientos a un lado). Utiliza la respiración para mantenerte en el lugar correcto.
  3. Imagina una blancura o claridad que se extiende a lo lejos. No creas que la imagen que reciben tus ojos cerrados cambie de un momento a otro del negro al blanco. Es tu ojo mental. Intenta utilizar el recuerdo de una pared en blanco y déjate llevar.
  4. Una vez que hayas logrado mantener una visión blanca, imagina una figura que haga un contraste fuerte con el fondo blanco, la Cruz Psíquika puede servir. La idea es simplemente dejarla permanecer ahí mientras continúas haciendo a un lado todo otro pensamiento intrusivo. Si comienza a ser un dolor de cabeza el obtener la imagen, detente, abre los ojos, ponte confortable y vuelve a centrarte. Intenta buscar una imagen que resulte más sencilla, incluso si aparentemente parece más complicada. Tal vez te ayude intentar visualizar alguna imagen que recuerdes de pornografía gráfica, o la tapa de algún disco de un grupo que te guste, o el frente de algún colectivo que suelas tomar. Cualquier cosa sirve, desde ya que no hay razón alguna para que la imagen tenga alguna relación con el 'ocultismo'. La idea es que puedas mantener la imagen mientras continues con el confort y el placer de estar centrado. Realmente se parece mucho a 'soñar despierto' cuando te acostumbras.

         Un truco de TOPY que puedes utilizar es mirar el gráfico que desees ver en un video en pausa o incluso de la pantalla del monitor de la computadora y recordar la imagen. Luego cierra los ojos y vuelve a recordarla; cuando lo logres, intenta mantenerla. También puede servirte utilizar algo de música ambiental o ritual, pero eso también puede llegar a distraerte, depende bastante de cada persona, tal vez te convenga probar como resulta y ver si te es útil o no.

     5. El próximo truco es lograr que la imagen se mueva, que haga lo que desees en tu imaginación. Esto es muy divertido y pronto te encontrarás visualizando todo el tiempo. Pero recuerda que debes dirigirlo conscientemente, no permitas que se transforme en un 'soñar despierto' normal.

    6. Ahora es tiempo para que experimentes. Esto es fácil una vez que tienes la tecnica básica dominada, además lo disfrutarás.

 

Esto es suficiente para comenzar. Una vez que hayas logrado centrarte, el resto casi viene por sí mismo. Intenta mantener un pequeño registro o diario mágico donde puedas anotar cómo lo vas haciendo y qué tal te va yendo. El acto de llevar registro es suficiente para mantener tu voluntad activa, para que puedas mantenerte activamente empujando tus habilidades más allá.

El primer ritual o acto mágico que puedes intentar es un simple ritual de protección. Todo lo que tienes que hacer es meditar mientras visualizas un circulo de luz alrededor de tu cabeza, luego puedes extenderlo y rodear todo tu cuerpo; mientras haces ésto, enfócate en la idea de que este circulo te está protegiendo y que nada te puede atacar mientras está activado. Este es el Ritual más básico, pero por básico no deja de ser efectivo. Y ahora todo lo que te queda por hacer es continuar y disfrutarlo.

 

 

 

 Traducción por Juan Verde


Fuentes

http://www.ain23.com/topy.net/ov_exercise.html


Enviado por: Juan Hong Meng

20 artículos publicados

Visto 6103 veces



Tags:

magia del caos TOPY meditación


Participa

Habitantes del Caos es una comunidad abierta a nuevos participantes que quieran colaborar con artículos propios o publicando aportaciones interesantes.

Registrarse