Habitantes del Caos

Tej'ik El Búho Cósmico


Tej’ik    

Entidad energética con efectos de amplificación sobre habilidades psíquicas e interacción astral.

Estado: Activo en expansión

Plano de acción: Astral, mental, espacio-tiempo

Correspondencias:

Elementos: Éter, Agua, Aire en menor correspondencia

Planetas: Luna, Neptuno, Plutón

Números: 5, 8, 0, 23

A Tej’ik lo descubrió una psiconauta durante un ritual shamanico, donde ella detectó una entidad egregórica flotando sobre la sala con aspecto de un gran ojo rodeado de plumas, que al intentar ser contactada transmitió su nombre y sigilos. Aparece como un búho colorido, una mujer indígena con un tocado de plumas, una constelación de ojos y una piedra que se ríe (hasta ahora). En general tiene disposición amable hacia el usuario, dando una sensación de intercambio de percepciones. El ve a través de ti para que veas más allá.                

Provoca visiones, sueños lúcidos, gnosis,  proyección astral espontanea, clarividencia y audiencia, proyección a sueños de otros, reunión astral  y comunicación remota.

Para convocarlo se puede trabajar con su sigilo bajo la almohada en la noche, recitar su nombre como mantra o simplemente meditar sobre el sigilo. Es recomendado cargar el sigilo antes de empezar el trabajo con la entidad, y se puede hacer periódicamente para aclarar la fluidez de nuestra conciencia durante la proyección astral. El sigilo se puede dejar también en un lugar donde se lo vea constantemente, en la habitación por ejemplo para verla antes de dormir. La realización del sigilo se deja a la creatividad de cada usuario.

Luego de cierto tiempo de contacto con la entidad, junto con meditaciones diarias y carga del sigilo periódica provoca sueños lúcidos casi todas las noches. Se obtiene facilidad para recordar las experiencias oníricas con detalle y sueños en serie a regiones fuera del espacio psíquico del inconsciente personal.

Otro efecto curioso es un sentimiento de constante sincronía, de encontrarse consciente y presente en dos (o más) puntos/momentos directamente conectados en el espacio-tiempo para nada lineal. Un poco más que un deja vu, es como si se alinearan puntos/momentos en una misma corriente de energía. Varios recordamos memorias tempranas o cosas olvidadas, o conectamos con viejas sincronías.

También se han reportado sincronías entre los usuarios, teniendo sueños conjuntos, encontrándose en el templo astral del Búho, viéndose arrastrados al sueños del otro, pudiendo compartir pensamientos e imágenes mentales a voluntad.

 

Los sigilos son los siguientes, aunque el segundo es el más usado:

1499534_10151759307086146_1378591933_n

1495453_10151759307076146_1387594566_n

 

Experiencias con Tej’ik

Descubrimiento

Para empezar y como siempre, cuento cómo me encontré con esta entidad; creo que es importante notarlo porque más bien Tej’ik me estaba esperando. Una amiga me invitó a una reunión en su nuevo apartamento para estrenarlo y me pidió encarecidamente que llegara porque había tenido un sueño con alguien que le recodaba a mí que le había dado un mensaje. El sueño, debo decir, era bastante sincrónico. Había soñado que llegaba a casa de la universidad y había un motociclista muerto en la avenida, con cintas de policía y todo, y ella se asustaba porque le habían disparado frente a su casa. Al entrar encontraba a una chica vestida de rojo que le decía que no se asustara, no era ella quien atraía a la muerte sino que se había vuelto más sensible a los flujos de energía.  Al día siguiente, al regresar a su casa ve que al otro lado de la calle la policía se llevaba el cuerpo del motociclista muerto por un disparo esa mañana.

En fin que la reunión siguió normal hasta que me entramparon con un té de hongos del cual me entero hasta que empiezo a alucinar. Estaba sentada en un sillón al fondo de la sala y el resto de gente está bebiendo excepto mi amiga. Después de un rato de efectos psicodélicos ligeros y de lograr acallar el diálogo interno, comencé a percibir la energía de todo el lugar, las personas en la reunión (que habremos sido ocho), la energía de los árboles en el barranco detrás de la casa murmurando, y escuché un zumbido que se acrecentaba como un chirp chirp chirp en el aire alrededor de la casa.

Allí fue cuando mi percepción cambió totalmente de la sala de estar y vi hacia arriba para descubrir una masa de ojos y plumas fractales, una sensación de vértigo y también la sensación de que la cosa esa me lanzaba un hilo o cable a la cabeza; un canal de comunicación pensé. Al “aceptar” el input de la cosa lo primero que pensé fue “¿Qué es esto?”  Y me transmitió instantáneamente el nombre Tej’ik (que dicho varias veces rápidamente suena a ese zumbido que hace), tomé un cuaderno que tenía a la mano y pensé “¿para qué sirve?” La siguiente sensación fue aún más rara, podía ver a través de todos sus ojos a la vez, y ver a través de los míos, todo en varias dimensiones al mismo tiempo, y luego el concepto de “viaje astral”. Por último pensé “sello, sigilo, como llamarte” y dibujé la imagen del ojo primera.

Durante el resto de la noche y mientras duraban los efectos fúngicos me sentí bastante ligera, como si la atmosfera misma fuese más delgada o hubiera menos gravedad. Al llegar a casa puse el sigilo recién dibujado debajo de mi almohada, se me ocurrió que quizá me hablaría más en sueños por lo que me mostró de viajes astrales. Me quedé dormida y fue como volver al estado alucinógeno de los psylocibe, incluso despertaba varias veces y veía formas fosforescentes bailando en mi cuarto a oscuras, serpientes de colores y Tej’ik en su forma fractal flotando sobre mi cama observando. Una cosa curiosa es que fui consciente de todos los sueños durante esa noche. Al principio era solo como estar flotando  entre la estática que se ve en la tele, patrones fractales de ojos, y por momentos como salir a una superficie en donde tenía un flashback o deja vú, veía cosas que estaban por pasar, recordé sigilos y los sentí cumpliéndose, pero como verlo a través de anteojos con mucha graduación o pintado en colores pastel.

Luego comenzó a hacer más sentido,  me encontré en un camino de tierra, todo muy desértico, dándole la vuelta a una colina, llegué a una aldea en México, a una casita en donde encontré a María Sabina sentada sobre un petate con un pedazo de tierra con hongos brillantes creciendo  y emitiendo destellos que se enrollaban en María. Me contaba cómo encontrar a los Niños, aparecíamos en una explanada en el campo. Me decía que cuando el campo se volvía verde había que hacer un ritual para que te guiaran a las familias (de hongos), si se come de la misma familia se comparten los sueños. Me enseñaba a hacer el ritual apropiado y al encender las velas del altar el cielo se llenaba de nubarrones negros y comenzaba a llover.

Nótese que esto fue durante agosto del 2013 y  yo llevaba varias semanas haciendo viajes chamánicos con los hongos, pero éste en particular fue el más intenso, el menos intencional y por cierto el último de ese año.

Sueños

A partir de entonces dejé el sigilo debajo del colchón y seguí teniendo sueños algo caóticos en ese mar de estática y fractales pero pocos con algún sentido particular.

Más o menos un mes más tarde volví a usarlo más elaboradamente; hice una caósfera para que se alimentara de ella y la puse en la pared sobre mi cama con una invocación a Tej’ik en ouránico barbárico que recitaba antes de dormir y algunas veces durante el día. También me encontré con ROSEMOR, otra entidad del Sueño manifestada por Frater Lepfrand, que junto a Tej’ik que ahora se manifestaba como un búho, tuve viajes más conscientes. Durante las horas de vigilia tenía constantemente la sensación de que ese momento estaba conectado directamente con otro punto en el tiempo, como si se intersectaran, algo así como un deja vú para no complicarlo.

Lo dejé descansar un rato para enfocarme en otras cosas más mundanas, y dormí mejor en general, si bien no siempre recordaba la totalidad del sueño o no salía al astral, tenía sueños recurrentes muy puntuales y sincrónicos con cosas que vivía luego.

Hasta el siguiente otoño retomé el trabajo específico y luego de andar buscando un par de libros de Lovecraft di con ese pequeño manual de la Logia Magan de la Llave de Plata, una guía de pathworking en la Tierra del Sueño, y la primera parte consiste precisamente en obtener la Llave de la Puerta del Sueño Profundo y abrirla para penetrar en la Tierra del Sueño.  Ávida de encontrarme de nuevo con mis terrores favoritos hice ese primer ritual, sin la ayuda de Tej’ik, pero en las prácticas siguientes preferí llamarlo para ganar de nuevo la lucidez y recordar el espacio astral en vez de distraerse en la “trama” del sueño personal.

Por un casi un ciclo lunar completo, digamos tres semanas, estuve soñando el mismo lugar. En el primer sueño llegaba directamente a una caverna enorme bajo tierra, el ambiente apenas se movía y al ver hacia arriba no se distinguía el final de la cueva. Vi unas antorchas a un lado y alcancé un portal de un edificio que parecía de mármol, tome una de las antorchas y entré a un lobby ancho, en donde al fondo, en vez de antorchas bailaba una llama suspendida en el aire en un espacio circular, al centro de la estancia.

Todas las noches regresé a ese Templo, que luego escuché llamar Templo de la Llama, aunque el sueño comenzaba de formas distintas cada vez, en cuanto me daba cuenta de la trama del sueño me daba cuenta de que estaba dentro del Templo, y así recorrí varias áreas del edificio, que en algún lugar se disolvía en otras regiones.

 

Otros usos

Aparte de los experimentos en sueños lúcidos y viaje astral, noté que al llamar a Tej’ik durante la vigilia aumentaba de cierta forma la lucidez del pensamiento, facilita detener el dialogo interno y me encontraba más concentrada a la hora de meditar. 

Meditar sobre su sigilo me dio varias pistas de sus aplicaciones y efectos; en principio el enfoque,  que está acentuado por los círculos concéntricos del ojo del medio y sugerido en los ojos de arriba y abajo. Enfocado en trabajos específicos Tej’ik permite concentración y memoria sensorial detallada; mientras que el estímulo indirecto pero constante afecta más sutil y gradualmente, pero refuerza la conexión a lo que me dio por llamar “la red psiquika”.

La Red Psiquika viene siendo el efecto de sincronicidad entre los que han tenido contacto con la entidad, y en algunos casos de terceras personas cercanas a los usuarios, un bucle de retroalimentación de las visiones y efectos pero a nivel más colectivo. Aparte de ver Búhos en todas partes nos pasó que soñábamos las mismas cosas, que comprábamos el mismo libro el mismo día, escuchábamos los mismos temas o mismas películas (que si fuera novela romántica esto sería como el chat de citas telepático), incluso coincidimos con un amigo que no sabía nada de este experimento,  en que  había sido contactado por una entidad similar aunque sin nombre específico en las mismas fechas en que me había encontrado a mí.  Luego de un tiempo he notado que los usuarios hemos seguido más o menos los mismos patrones de sincronicidades o contenido mental.  La teoría es que se manden mensajes a través de esta red a los otros invisibles para despertar la conciencia mágica u onírica, o el Ver las otras dimensiones de la realidad.

También como canal de adivinación me ha dado buenos resultados. Conseguí un espejo redondo para hacer scrying y le pinté el sigilo en la parte de atrás.

Otra aplicación general es para desarrollar la empatía y ser más sensible a detectar e identificar la presencia o cambios de energía en los demás y en sí mismo. Tej’ik, más que transmitir por exclusivamente por imágenes, lo hace por experiencias sensoriales más intuitivas (a propósito de esto y de su asociación lunar yo lo relaciono con el elemento agua).

  

Lanzamiento

Se organizó un ritual conjunto a distancia entre varias personas y pequeños grupos presenciales para unificar la intención y lanzar o potenciar al servidor. Se puede realizar este mismo ritual adaptado a un solo practicante y reemplazar la técnica de gnosis si fuera impracticable (espacio, no poder hacer ruido, etc.). 

Para realizar el ritual se necesitan los siguientes materiales: 

(Nota: Originalmente se usó un sigilo de sincronización con la intención de conectar con todos los usuarios esa noche y potenciar al servidor con esa energía; sin embargo está perdido por el momento, y en su ausencia está bien utilizar uno propio para sincronizar con la red psiquika o utilizar solamente el sigilo de la entidad. Si lo llego a encontrar lo actualizaré en lo posible.) 

El Ritual 

  1. -Con todos los participantes presentes se designa a alguien que dirija la ceremonia (más o menos), se abre el círculo, se destierra con su método preferido y se puede invocar a su maestro espiritual, espíritus compañeros o su personificación favorita; o a Eris.
  2. - Se reproduce la música de tambores y los participantes se colocan las máscaras y comienzan a danzar en el círculo lentamente, dando giros ocasionales a través del centro del círculo. El dirigente recita la invocación: "Búho Cósmico Tej’ik, codificador de sueños, portal a lo desconocido,  tu que conectas entre las dimensiones, permítenos Ver a través tuyo como tu percibes en nuestros ojos.” Los participantes contestan: “N’logl Nofu Douk Joxob”  El dirigente contesta: “Nofu Ujai Dibongof Tej’ik”
  3. Los participantes aceleran la danza y reproducen los sonidos del búho y gritos extáticos hasta provocar la gnosis. En este momento la danza se detiene y los participantes se alinean alrededor del círculo. El dirigente coloca el sigilo de sincronía en el centro del círculo, debajo de el/lla en medio de ambos pies y recita, mientras los participantes colocan un dedo en su cuerpo:  “Ulbangis Grellis Mehexid  ¡llévanos al Templo Interno, a la Capilla Peligrosa!”
  4. Se procede entonces a depositar sangre u otros fluidos corporales en el sigilo y se sigue bailando hasta extenuarse. Sentados en el lugar que os plazca del círculo se observa el sigilo y se visualiza a sí mismo absorbiendo energía de la luna. Se cierra el círculo pero NO SE DESTIERRA.
  5. Se puede continuar celebrando hasta sentir sueño e irse a dormir, luego se procede con un destierro simple al despertar.

 


Fuentes

http://nshrine.com/shrine/Tejik
https://www.facebook.com/groups/1661947914030886/


Enviado por: Calabaza

18 artículos publicados

Visto 13811 veces



Tags:

Magia del caos sigilos Viaje astral Servidores mágicos


Participa

Habitantes del Caos es una comunidad abierta a nuevos participantes que quieran colaborar con artículos propios o publicando aportaciones interesantes.

Registrarse