Habitantes del Caos

Alquimia Iniciática (Segunda Parte)



Experimentos para el estudiante principiante del arte

La producción de una tintura vegetal o espagírica, es la primera y más fácil de todas las operaciones. No requiere ningún equipamiento especial y puede ser hecha por cualquiera en cualquier lugar, necesitando solamente paciencia y perseverancia como sus herramientas principales. Aquí hay un ejemplo de una tintura hecha de melisa (Melissa officcinalis), aunque cualquier planta puede ser usada. Usted debe investigar la toxicidad de la planta antes de trabajar con ella, o ingerir cualquier planta, hierba, o parte de la misma. Mientras que a menudo la planta entera puede ser consumida, en algunos casos hay plantas cuyas hojas y semillas son seguras, pero sus raíces son tóxicas. Incluso aunque las hierbas más comúnmente usadas no son tóxicas, siempre compruébelo antes para estar seguro de que la planta con la que está trabajando es segura de ingerir, y que no tendrá ninguna reacción alérgica por trabajar con ella.

Para cada operación, necesitará una onza (28,35 gramos) de hierba seca. A menos que sea declarado en otra parte, la masa de hierba consistirá mayoritariamente de hojas, algunos tallos y ocasionalmente raíces de la planta. Si usted no está seguro sobre el contenido, pregunte en la herboristería en la que la está comprando, o cultívela usted mismo y elíjala después. Cultivando sus propias hierbas, sabrá positivamente la identidad de la planta. Mientras que muy poca gente muere cada año por la mala identificación de plantas, mientras están en la naturaleza (eligiendo plantas silvestres), no le hace ningún bien a nadie el arriesgarse a ser uno de la docena más o menos, de los que cometen un error fatal. Para estar seguro: cómprela seca o plántela usted mismo de una semilla o semillero bien identificados, comprados a un suministrador de confianza.

Si las hierbas secas no están disponibles, las plantas frescas puede ser sustitutos. Los alquimistas tienen preferencias personales sobre cuándo y dónde usar plantas frescas versus plantas secas. La experiencia le ayudará a clasificar esto más tarde. Para este experimento, cualquiera le bastará.

En adición, usted necesitará de 4 a 8 onzas de alcohol puro de grano. En algunos estados, la compra de alcohol puro de grano es ilegal, y en otros, un alcohol muy fuerte de 95% de pureza, está disponible. El más común de 90% es suficiente y a menudo es usado en el trabajo con plantas por los principiantes. Si ninguno de estos está disponible, puede substituirlo por vodka o alcohol destilado de vino tinto o un fuerte brandy. (Nota: El alcohol destilado de vino puede ser ilegal en algunos estados. Téngalo en cuenta si piensa que esto puede ser un problema).

Usted necesitará una jarra de amplia boca, tal y como las usadas para las conservas, así como su tapadera, rollo de plástico para comida, papel de aluminio, y un filtro de plástico de malla fina, o filtros de café y un embudo. Un mortero y su almirez son opcionales pero deseables. Un molinillo de café también será útil.

Lista de Control

Plantas sugeridas y sus planetas gobernantes

 

Día

Planeta

Poder

Órgano Físico

Símbolo

Hierba

Nombre Oficial

Sábado

Saturno

Estabilidad

Bazo

W

Cola de Caballo

Equisetum arvense

Domingo

Sol

Auto-Consciencia

Corazón

Q

Eufrasia

Euphrasia officinalis

Lunes

Luna

Desarrollo Psíquico

Cerebro o Tronco Cerebral

R

Berro

Nasturtium officinale

Martes

Marte

Energía

Vesícula Biliar

U

Albahaca

Ocimum basilicum

Miércoles

Mercurio

Iniciación y Comunicación

Garganta/ Tiroides

S

Hinojo

Foeniculum vurgare

Jueves

Júpiter

Asimilación

Pulmones o Estómago

V

Melisa

Melissa officinalis

Viernes

Venus

Armonía

Riñones

n

Pie de León

Alchemilla vulgaris

 

Tintura espagírica básica

  1. Lea todas las instrucciones que siguen varias veces, y familiarícese con cada paso que necesite emprender. Recuerde: ¡La seguridad es lo primero cuando quiera que esté trabajando, con experimentos o productos espagíricos o alquímicos!
  2. Comience la operación en la hora planetaria del planeta que gobierna la hierba. Aunque las horas planetarias se suceden varias veces en un día para cada planeta, la primera, y a menudo más fácil de usar, comienza dentro de los pocos minutos después de salir el sol en el día en que gobierna el planeta. Ya que la Melissa está gobernada por Júpiter, y Júpiter gobierna el Jueves, la primera hora planetaria de Júpiter habrá de ocurrir inmediatamente después de salir el sol el Jueves.
  3. Empiece con una oración a Dios para que los misterios le puedan ser revelados y que su lugar en el universo sea restaurado. Dedique unos pocos minutos en ello, y no se precipite. Esto prepara su intelecto al completo para acometer esta práctica y es la intención, o acto de voluntad, que lo ponga todo en movimiento. Es esta oración inicial la que separa sus experimentos de la "química vulgar", haciéndolos algo espiritual.
  4. Tome la hierba y comience moliéndola a mano en pequeñas cantidades en el mortero con el almirez. Haga con ella un polvo tan fino como le sea posible, centrándose en la idea de que está liberando el poder divino de la hierba, así como el que está dentro de usted a través del trabajo. Si no tiene bastante tiempo para moler toda la hierba a mano, o tiene una parte que es demasiado dura, tal como las semillas o raíces, entonces muélala parcialmente con el molinillo de café. Es importante que dedique tiempo con la hierba y la mantenga en contacto físico con usted, para que pueda recibir el contacto benéfico con su campo de energía o aura. Si usted debe molerla totalmente a máquina, entonces colóquela en el mortero después y muélala de nuevo con el almirez, centrándose en desarrollar la relación energética entre usted, la hierba, el planeta que la gobierna, y las contrapartidas del planeta en su psique y cuerpo.
  5. Cuando el polvo esté terminado, colóquelo en la jarra y derrame el alcohol de grano sobre la hierba hasta que esté saturada con el líquido; entonces añada una cantidad adicional de la misma cantidad a la que está en el contenedor (de dos a cuatro "dedos"). La jarra no debería estar más llena de la mitad o de dos terceras partes de la misma con el líquido, ya que el espacio vacío será necesario para la expansión de los contenidos calientes durante el proceso de maceración. El líquido del interior se evaporará mientras se calienta, y entonces se condensará, pues no será capaz de escapar. Esto provocará que el líquido se haga más oscuro con cada día que pase. Esta coloración, o tintura, es la extracción del azufre (el alma propiamente) de la sal (la materia física de la planta) por el mercurio (el alcohol que hace de medium).
  6. Cubra la boca de la jarra con el rollo plástico antes de sellarlo ajustadamente con la tapa, para que ningún líquido ni su vapor toquen ningún metal.
  7. Envuelva la jarra en papel de aluminio para prevenir la exposición a la luz, y colóquela en algún lugar cálido.
  8. Agítela vigorosamente una o dos veces al día. Continúe este proceso entre siete y catorce días, hasta que el color de la tintura sea oscuro. Sin embargo, no sería infrecuente permitir que la tintura se asiente durante cuarenta días, un "mes alquímico."

Eso es todo: siete pasos y habrá comenzado el proceso de hacer una tintura espagírica básica, que le será útil física y espiritualmente. Pero recuerde, esta es su "hija filosófica" y debe ser tratada con amor y respeto. Cada vez que la manipule, para inspección, para agitarla, o en cualquier forma, recuerde que es una representación física de su alma-personalidad. No la trate diferentemente a cómo trataría a un pequeño animal, un hijo, o un invitado. Así como separa el azufre del tenebroso lodo de la materia herbal, está usted separando su alma de las restricciones de la vida física y de la encarnación. Justo como el alma de la planta es lo que la distingue de otras plantas, así su alma, su consciencia, y su impulso interno para realizar su ser es lo que le separa a usted de los otros seres humanos.

De esta manera, es el ama del alquimista la que impacta y cambia el alma de la planta en la tintura. Es la actitud del operador más que el proceso en sí mismo, lo que hace a la alquimia divina. Esta actitud es transferida literalmente a la materia sobre la que actuar, justo como si fuera un paciente recibiendo curación magnética o espiritual. Cuando el producto final está entonces consumado, nosotros estaremos tomando dentro de nosotros mismos un auténtico talismán consumible - como lo que es sugerido por la Misa Cristiana - a través del cual nuestro cuerpo (sal) y sangre (mercurio) son regenerados, para recibir el poder espiritual de la planta (azufre). Cada vez que repitamos el proceso de "solve et coagula", seremos regenerados en diminuto grado y llevados más cerca de la perfección.

Qué hacer cuando la Tintura está Completa

Después de que el color del líquido esté suficientemente oscuro, viértalo dentro de una jarra limpia que pueda ser sellada. Sea cuidadoso colando o filtrando la tintura a través de una malla fina de plástico, o de un colador o filtro de café colocado dentro de un embudo. Para maximizar sus esfuerzos, presione el líquido restante en la planta para que caiga a través del filtro en el embudo. El filtro retendrá cualquier materia o partícula de la planta que pueda ser forzada a través del estrujado y evitará que se mezcle con la tintura. Examinando de cerca y bajo la luz, usted verá que algunas pequeñas cantidades de finas partículas como de arenilla, discurrirán a través de la tintura, pero por ahora podemos ignorarlas más bien que reemplazar nuestros filtros comerciales para café con filtros de papel granulado para laboratorio. En este momento, nuestra preocupación es separar el líquido de la materia sólida lo mejor que podamos. Con el propósito de comenzar y obtener resultados que nos animen a seguir hacia áreas más complejas del trabajo alquímico, esto será suficiente.

Esta tintura contiene ahora el azufre (aceites esenciales, ceras, y grasas vegetales) y el mercurio (alcohol y alguna agua) de Melissa. Esta tintura es idéntica a cualquier producto herbal que podría hacer o comprar en una tienda o almacén de comida sana. Lo que la transformará en un producto genuinamente espagírico, o herbal alquímico es la adición del proceso de "coagula". Hemos separado el alma de la planta, o azufre, del cuerpo, o sal. Ese es el proceso de "solve", o disolución. Ahora, debemos añadir los dos juntos de nuevo en alguna forma. Pero para que la resurrección de la planta esté completa, su cuerpo, o sal, debe ser purificado y preparado para recibir el incremento en energía. Para hacer esto, usamos la herramienta maestra del alquimista, el fuego. El fuego es la expresión energética del universo. De los cuatro elementos comunes a la Wicca, Neopaganismo, Cábala y Hermetismo, el fuego es el único que puede completamente transformar y regenerar. Este proceso es conocido como calcinación, y convierte la húmeda, materia oscura de la planta en un polvo blanco o grisáceo preparado para usarlo en el próximo paso del proceso.

Calcinación

Hasta ahora, el proceso de hacer las tinturas ha sido relativamente seguro y no ha involucrado encender una llama. Mientras que el alcohol se quema a una baja temperatura, es importante seguir algunas simples directrices cuando se esté calcinando las materias herbales, así que pueda evitar cualquier daño en sus pertenencias.

Equipamiento Necesario

Consejos de Seguridad

Para protegerse contra los repentinos cambios en el viento que puedan provocar que las llamas ardan cuando se ha empezado inicialmente, es común calcinar en una barbacoa de ladrillos refractarios, o en un lecho de cenizas, como aquellos usados a menudo para cocinar en el campo en primavera y verano. Algunos alquimistas calcinan en las áreas menos pobladas de los parques públicos donde las áreas de barbacoas son comunes. Es también buena idea mantener la tapadera de su contenedor a mano en caso de que la necesite para sofocar las llamas.

En el raro e inusual caso de que el material en llamas realmente se derrame, no se asuste. Simplemente sofóquelas con soda, arena, una toalla grande mojada, o un extintor. Un ataque de pánico bajo estas circunstancias es bastante más peligroso que el tamaño o calor del fuego si está trabajando en una de las áreas a prueba de incendios mencionadas.

El Proceso de Calcinación

  1. Lea el juego completo de instrucciones varias veces antes de proceder.
  2. Tome la masa vegetal, o heces (también llamada caput mortuum, o "cabeza muerta"), y quémela en un contenedor resistente al calor. Esto se hará mejor en el exterior, ya que conforme el proceso de quemado avance se producirá una gran cantidad de humo. Para esta operación, un contenedor de cristal grande y profundo, de los usados para hornear será ideal. El metal también puede ser usado aquí, ya que nuestra preocupación son las cenizas. Cualquier residuo de la tintura en esa masa vegetal, está siendo usada como combustible para el fuego y se perderá. De nuevo, el humo liberado del residuo de la planta al quemarse será significativo, como tal, si lo hace en el interior, asegúrese de que haya un extractor funcionando sobre su fogón.
  3. Mientras las heces se queman, asegúrese de removerlas con su vara de metal. Usted puede abanicar atentamente o soplar para mantener el fuego en marcha o hacer que los carbones estén más calientes. Sin embargo, si elige hacerlo así, debería tener extremo cuidado y llevar unas gafas protectoras.
  4. Después de que las sales se hayan enfriado, tome su almirez y muélalas hasta que sean un polvo fino. Ellas serán todavía negras y contendrán sólo unas pocas motitas de blanco o blanco grisáceo. Mézclelas en algo de alcohol hasta que las cenizas estén ligeramente húmedas. Después, encienda la mezcla y comience el proceso de nuevo. Haga esto varias veces, asegurándose de moler el polvo tan fino como sea posible entre cada ignición. Mientras hace esto, notará que la cantidad de ceniza es considerablemente reducida con cada nueva incineración.
  5. Después de la tercera o cuarta ronda, cuando la cantidad de ceniza más clara haya aumentado, tome la materia (sal) y colóquela en un plato refractario, cubierto si es posible. Caliéntelo en el horno a 260º C o más, hasta que toda se haya vuelto un polvo grisáceo o, mejor todavía, un polvo completamente blanco. Frecuentes molidas de la sal, incluso durante esta fase ayudarán en este proceso. (Recuerde, mientas más finas sean las partículas durante el proceso de maceración, más azufre será extraído; mientras más finas sean las partículas durante el proceso de calcinación, más fácil será obtener las fases blanco-grisácea o blanca de purificación.)
  6. Después de que las sales se hayan vuelto tan blancas como considere que es posible, colóquelas en una jarra de cristal que pueda ser bien cerrada mientras que las sales estén todavía calientes. Esto las mantendrá libres de absorber humedad del aire conforme se enfríen. Marque claramente la jarra con el símbolo planetario de la planta si está trabajando con una planta para cada uno de los planetas. Si tiene más de una hierba por planeta, asegúrese de marcar el nombre de la planta en la etiqueta del contenedor.

Si está ansioso por probar su producto espagírico, coloque unos pocos granos de las sales de su tintura en una cucharadita de té (1 ó 2 milímetros, o 10 a 20 gotitas) de la tintura que ha sido añadida a un vaso de agua destilada. Esto debería ocurrir durante la hora planetaria en el día planetario que gobierne la hierba, en el caso de la melisa, el Jueves. Si las sales son muy puras, se disolverán, o al menos se reducirán dramáticamente en la tintura y agua. Dedique unos pocos minutos en un estado relajado después de beber la tintura. Puede que no sienta los efectos inmediatamente, pero pueden manifestarse durante periodos de meditación o sueño, o en otras formas a través del día. Familiarizarse con las diferentes áreas de la vida bajo la influencia de cada uno de los planetas, le ayudará a notar estos efectos cuando tengan lugar.

Mientras que las sales no necesitan ser consumidas con la tintura, ayudarán en los efectos generales de la operación, ya que suministran la tercera Esencia, o pata, de un producto alquímico. Es importante usar agua destilada, ya que las trazas energéticas en los productos espagíricos son atraídas hacia las sales, o materia, para "estabilizarlas", justo como el agua es absorbida por una esponja. Las trazas minerales en el agua normal embotellada o de grifo, extraerán una pequeña cantidad de la energía de la tintura. Esta es, sin embargo, sólo una pequeña cantidad y no debería prevenir a cualquiera de emprender el experimento.

Una vez consumida, una repetitiva realimentación de energía y consciencia incrementada es establecida dentro del cuerpo del alquimista. Esta además purifica el cuerpo (sal) del alquimista, justo como el cuerpo material (sal) de la planta fue purificado. Con una disminución de los bloqueos, más energía es liberada dentro del cuerpo del alquimista, haciendo que los experimentos y actividades psíquicas sean más fáciles de conducir. Aunque los efectos de las plantas son fuertes, deben estar adaptados en fases. El consumo regular de productos espagíricos es común para los estudiantes que tienen ya que comenzar a trabajar con los minerales, cuyos efectos son más poderosos y de más larga duración.

No cometa el error de pensar que podría revertir a una fase más temprana; sepa solamente que la energía potencial de las plantas es más limitada, y por lo tanto el alquimista que las usa debe llenar su tanque de gas psíquico más a menudo que si estuviera utilizando productos minerales. La distancia viajada bajo sus poderes, sin embargo, es la misma.

Por encima de todo, recuerde la santidad de la operación que ha realizado. Su intención es regenerar física, psicológica y espiritualmente a través de la asistencia de la tintura como una manifestación de su poder espiritual. Algunos alquimistas combinan este aspecto del trabajo con invocaciones cabalísticas o astrológicas, similares a lo que se hace con los talismanes, para intensificar los efectos deseados.

En el próximo capítulo, examinaremos la preparación de la tintura Ens, otro simple y altamente benéfico experimento. Siguiendo con ellos, exploraremos la preparación de la Piedra Vegetal.

 

Continua en la tercera parte

 


Fuentes

Capítulo 2 del libro El Sendero de la Alquimia. Por Mark Stavish. Anteriormente publicado en ZDC, Zona de Caos


Enviado por: Ishqueriot

28 artículos publicados

Visto 6112 veces



Tags:

Paradigmas Alquimia Espagiria


Participa

Habitantes del Caos es una comunidad abierta a nuevos participantes que quieran colaborar con artículos propios o publicando aportaciones interesantes.

Registrarse